Actualizado: 17:12 CET
Martes, 17/09/2019

Granada

A prisión un indigente acusado de matar a otro en junio en Granada

Quedó en libertad con cargos por su implicación en la muerte de otro "sintecho" y que ha vuelto a ser detenido por homicidio tras los resultados de unas pruebas

  • edificio judicial.

El Juzgado de Instrucción 7 de Granada ha decretado el ingreso en prisión de un indigente de 39 años que el pasado junio quedó en libertad con cargos por su implicación en la muerte de otro "sintecho" y que ha vuelto a ser detenido por homicidio tras los resultados de unas pruebas de ADN.

Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y de la Policía Nacional, encargados de la investigación, las pruebas de ADN ordenadas por el juez instructor sobre restos de sangre en la ropa del detenido lo han relacionado con la muerte violenta de otro indigente.

Los hechos se remontan al pasado 26 de junio cuando un agente de la Policía Local encontró el cadáver de un joven de 35 años en un paraje cercano a un asentamiento de cuevas del Carmen del Granaíllo.


El cuerpo de la víctima fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Granada para practicarle la autopsia, que apuntó que había sufrido una muerte violenta en la que se usó un objeto contundente como arma.

La investigación de los hechos la desarrolló el grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que relacionó el suceso con un altercado registrado el día anterior en el que la víctima dijo sentirse amenazado por su presunto agresor, al que culpó de quemarle su chabola.

Los agentes han vuelto a detener al indigente este 7 de agosto, según ha adelantado el periódico Ideal de Granada.

El Juzgado de Instrucción 7 ha decretado para el detenido, de nacionalidad española y sin domicilio conocido, prisión provisional, comunicada y sin fianza, acusado de un delito de homicidio.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
El Ayuntamiento pide a la Junta el metro por el centro
chevron_right
Neutralizan un proyectil de artillería encontrado por un submarinista