Actualizado: 16:41 CET
Jueves, 19/09/2019

Granada

Iglesias y Montero lamentan la marcha de Maíllo, un "referente"

Iglesias ha destacado que Antonio Maíllo "es uno de los dirigentes de más altura y cultura que ha tenido la izquierda en Andalucía"

  • Iglesias y Montero.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Irene Montero, han coincidido en lamentar la decisión de dejar el escaño y la primera línea política del coordinador general de IULV-CA y portavoz parlamentario de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo, al que han calificado como un "referente" y un valor "difícilmente sustituible" desde el punto de vista político.

En un comentario publicado a última hora de este domingo en su cuenta de Twitter, Iglesias ha destacado que Antonio Maíllo "es uno de los dirigentes de más altura y cultura que ha tenido la izquierda en Andalucía". "Para mi es un referente y un ejemplo del que siempre he intentado aprender. No te alejes mucho compañero", ha añadido el líder de la formación 'morada'.

Por su parte, Montero también ha valorado este lunes en la misma red social la decisión de Maíllo de dar un paso atrás. "Sé que Antonio Maíllo es de los compañeros que ama la vida y que entrega su tiempo al bien común por encima de sus posibilidades. Me alegro en lo personal, aunque políticamente perdemos un valor difícilmente sustituible", ha comentado.

Este domingo la coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, que compartió con Maíllo la última campaña electoral de las autonómicas como candidata a la Presidencia de la Junta de Adelante Andalucía, también le trasladó un "abrazo cariñoso", convencida de que "la decisión que tú tomes seguro que es la mejor", y le dio las gracias "por todos tus esfuerzos en construir la confluencia de Adelante Andalucía". "Seguiremos construyendo juntos", concluyó.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Marín: Luis Salvador es el "alcalde de Granada para la legislatura"
chevron_right
Granada tendrá un vicealcalde del PP, en un organigrama por cerrar