Actualizado: 18:57 CET
Domingo, 16/06/2019

Granada

Cierran 5 horas la A-92 en Granada por nieve

A su paso por Huétor Santillán. Een otras carreteras de montaña, como el acceso a Sierra Nevada y La Ragua, se han necesitado cadenas para circular

  • Cadenas.

La acumulación de nieve ha provocado que la autovía A-92 haya permanecido esta madrugada y durante unas cinco horas cerrada al tráfico a su paso por Huétor Santillán y que en otras carreteras de montaña, como el acceso a Sierra Nevada y La Ragua, se hayan necesitado cadenas para circular.

Fuentes de la Guardia Civil de Tráfico han informado a Efe de que la acumulación de nieve que ha caído de manera constante durante la noche y la madrugada forzó el cierre de la A-92 entre las 1.00 y las 6.00 horas de este domingo.

El tráfico se cerró en las dos direcciones en el tramo comprendido entre los kilómetros 240 y 282, en la zona del Puerto de la Mora, en la localidad de Huétor Santillán, aunque los trabajos de limpieza han permitido que la vía haya recuperado la normalidad.


Las mismas fuentes han explicado que tanto los agentes como voluntarios de Protección Civil han tenido que atender a varios conductores que han sufrido salidas de vía o han quedado atrapados en la nieve, accidentes en los que no se han registrado heridos.

La nieve también ha provocado el cierre de la carretera A-395 de acceso a Sierra Nevada, intransitable desde el kilómetro 32 al 38, lo que no afecta al acceso a la estación de esquí, que sí requería a primera hora de este domingo circular con cadenas.

También es obligatorio el uso de cadenas o de neumáticos de invierno para circular por la carretera A-337 a la altura de La Calahorra, en la zona del Puerto de la Ragua, entre los kilómetros 15 y 28 y en ambos sentidos, tramo por el que no pueden transitar autobuses ni camiones articulados. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Piden cinco años para un acusado de intentar degollar a su vecino
chevron_right
Muere un trabajador atropellado en la planta de reciclaje de Alhendín