Actualizado: 09:02 CET
Jueves, 21/02/2019
Publicidad Ai

Granada

Piden 54 años de prisión para el exnovio de la menor del Cerrillo

Acusado de apuñalar en agosto de 2017 a una menor de 14 años con la que había mantenido una relación sentimental

  • Audiencia de Granada.

La Fiscalía de Granada ha solicitado un total de 54 años y medio de prisión para el hombre acusado de apuñalar en agosto de 2017 a una menor de 14 años con la que había mantenido una relación sentimental, a la que supuestamente asestó 26 navajazos en una vivienda en construcción en el barrio del Cerrillo de Maracena, donde la dejó "agonizando" hasta que fue encontrada por unos vecinos.

En su escrito de conclusiones provisionales, al que ha tenido acceso Europa Press, el fiscal atribuye al acusado, de 28 años, un delito de asesinato en grado de tentativa, dado que la joven logró salir con vida de este episodio. A ello suma dos delitos de abuso sexual por las relaciones "consentidas" que víctima y acusado mantuvieron meses antes de que se produjera la agresión, cuando él tenía 26 años y ella 14.

El fiscal también le acusa de un delito de contacto con menor de 16 años a través de Internet con fines sexuales, de otro de embaucamiento para facilitar material pornográfico a una menor de edad y de un delito continuado de quebrantamiento de medida, al haber roto la orden de alejamiento que tenía respecto de la adolescente a raíz de que la madre interviniera en la relación unos meses antes.

Junto a la pena de prisión, la Fiscalía pide que la víctima sea indemnizada con 132.000 euros (120.000 por las secuelas y el resto por los días que tardó en curarse) y que el acusado, en prisión provisional por esta causa, no pueda comunicarse ni acercarse a ella a menos de 200 metros durante un periodo de 63 años.

En el relato de hechos, el fiscal expone que el acusado contactó con la menor a través de Facebook el 2 de enero de 2017 iniciando una relación por esta red social en la que le llegó a decir que tenía 17 años y cuyo objetivo era conseguir "un encuentro sexual". Ambos se conocieron en persona a los dos días y comenzaron a intercambiarse, "a requerimiento del procesado" fotos de contenido sexual.

Tras quedar varias veces iniciaron el noviazgo y mantuvieron relaciones sexuales dos veces en la vivienda de la joven, siendo el acusado conocedor de que ella era menor. La segunda vez fueron sorprendidos por la madre, que acudió acompañada de la policía, y se inició un procedimiento por el que al acusado se le impuso una medida de alejamiento respecto a la menor, pese a lo cual ambos siguieron viéndose.

No obstante, tras descubrir la joven "el carácter excesivamente celoso y controlador" de su pareja, le transmitió en agosto de ese año que quería dejar la relación. El acusado insistió en que continuaran y el 29 de ese mes concertó una cita con ella en la que, tras dar algunas vueltas, la "convenció" para que entraran en una casa en construcción situada en el Cerrillo de Maracena.

Allí sacó una navaja y le dijo que si no volvía con él "se mataba", aunque acabó agrediéndola, tirándola al suelo, propinándole un fuerte golpe en la cabeza y apuñalándola en repetidas ocasiones. El fiscal considera que actuó contra ella "con notable desprecio por su condición de mujer" e incluye, entre otros, un agravante de género en su calificación de los hechos, que avanza este viernes el diario Ideal.

LA MADRE PIDE 77 AÑOS DE CÁRCEL 

La madre de la menor ejerce la acusación particular en la causa, representada por el bufete jurídico de HispaColex, bajo la dirección letrada de Javier López García de la Serrana, que eleva a 77 años la petición de cárcel y a 836.444 euros la indemnización por lesiones, secuelas y daño moral.

La acusación particular suma a los delitos del fiscal otro de agresión sexual cometido contra la joven el mismo día que fue apuñalada, de acuerdo al testimonio que ha dado la menor.

Suma otro delito de detención ilegal tras entender que la introdujo "a la fuerza" en la vivienda en construcción donde ocurrieron los hechos, llevándola del brazo "hasta la habitación más pequeña de la casa y con menos ventanas para asegurarse que nadie los escuchara", donde la "arrinconó en una esquina, interponiéndose frente a ella para que no pudiera salir", según consta en su escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso Europa Press.

Tras la agresión "la abandonó en estado agonizante, hasta que fue encontrada en torno a las 7,00 horas por unos vecinos de la calle que escucharon su petición de auxilio".

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Ecologistas exigen un plan para reducir la contaminación en Granada
chevron_right
Acercan de Albolote (Granada) a Soria al preso de ETA Iñaki Beaumont