Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 20/10/2021

Expositor

'Jaén merece más que 28 meses de cortesía'

Nada es casual en política, ni siquiera el intrascendente hecho de que tú, ahora, estés (h)ojeando el artículo semanal de este enamorado del reporterismo...

Publicado: 16/05/2021 ·
22:22
· Actualizado: 16/05/2021 · 22:22
  • Clausura del congreso del PP.
Autor

Manuel Expósito

Director general de Gestión de Medios Jiennenses

Expositor

El blog Expositor se centra en la crónica política de la semana en Jaén y provincia

VISITAR BLOG

Nada es casual en política, ni siquiera el intrascendente hecho de que tú, ahora, estés (h)ojeando el artículo semanal de este enamorado del reporterismo, metido hace años a columnista, que se empeña cada lunes en ver más allá de los titulares que vomitan los gabinetes de imagen. Convengamos, pues, amable lector, que lo fortuito en política acaece muy de tarde en tarde y que Jaén no es tierra dada precisamente a los imprevistos. Partiendo de esa insobornable realidad, el devenir de los acontecimientos constituye una sucesión cansina de hechos preconcebidos y predecibles. Por ejemplo, el liderazgo de Erik Domínguez, a la búlgara, el sábado, recaudando casi el 98 por ciento de los votos delegados emitidos, flanqueado y bendecido al unísono por Juanma Moreno y Teo García Egea, liquida, deprisa y corriendo, el demoyismo, etapa nada edificante del pasado reciente, limpiando aquella era hasta el extremo de anunciar, emulando a la dirección nacional, el cambio inminente de sede. Adiós, Génova 13. Hasta nunca, San Clemente 15. Erik, un casadista de primera hora, ergo, parlamentario andaluz por tamaña obra y gracia, al fin y a la postre, es el ciudadano sencillo y laborioso, disciplinado y atento, que requieren los tiempos. Fanfarronadas, las justas. Elogio, a todas luces (luces cortas), del hombre discreto, del asesor fiscal de confianza que te hace la declaración de la renta barriendo siempre para casa. Su mayor afán ha sido subrayar su origen humilde, proletario, de la otra ría, de familia votante socialista, retornados de Euskadi a una Guarromán donde la aristocracia del poder político no estaba encarnada por uno de la derechona al uso, sino por un politicastro del partido del puño, el vino y las rosas, Paquillo García.

La contrarrevolución blanca que proclama Erik, sin necesidad de fijar segunda residencia en los bares, solo se parece a la de los tabernarios de Isabel Díaz Ayuso en su rechazo sistémico de lo psoístico. Un PP transversal y desideologizado, trumpista y mileurista, que venera conceptualmente al aznarismo, en tanto tumba del felipismo, y que por eso no tiene problema alguno, hoy, en abrazar el morenobonillismo que puso fin al gobierno ininterrumpido del PSOE en la Junta: su modelo a imitar para sacar a los socialistas en 2023 de la Diputación. Domínguez, atendiendo a los criterios selectivos establecidos por el staff regional, e informando cumplidamente a Madrid de cuanto le sugerían Loles López Gabarro y Toni Martín, ha conformado una ejecutiva que pivota sobre el influjo  San Telmo: la coordinadora de la Delegación del Gobierno, Elena González, al frente de la secretarí general, y el consejero Juan Bravo y la viceconsejera Catalina García abriendo una relación de notables, con vocalía, en la que no faltan Maribel Lozano y Jesús Estrella, ojitos derechos de Juanma en Jaén cuando José Enrique remaba en contra, y cuatro cotizados alcaldes: Francisco Miralles, Luis Mariano Camacho, Mar Dávila y Marino Aguilera. En la designaciones personales de Erik, que completan el elenco, figuran, cada cual con su carga subliminal a cuestas, Chema Álvarez (íntimo de Juanele), María Luisa del Moral (efímera y desairada ex diputada al Congreso, esposa del simpar Miguel Segovia) y los regidores de Guarromán y Arquillos, Alberto Rubio y Miguel Ángel Manrique (en la boda, compadres del novio)… Los mayores perdedores del XIII Congreso del PP de Jaén, en resumidas cuentas, seguirán ocupando, mientras dure, sus escaños.

Moreno Bonilla, en su discurso de clausura, horas después de inaugurar las urgencias del centro de salud del Bulevar, entonó el mea culpa por aparecer tan frecuentemente por Jaén con tan buenas palabras y tan pocas buenas nuevas: “Jaén –parafraseaba Juanma- merece más”. “Llevamos dos años y cuatro meses, de los que 15 meses han sido para salvar vidas. A pesar de ello, hemos hecho más por Jaén que el PSOE en los últimos 37 años”. Bien sabe el presidente andaluz, pese a que jugara entre devotos, que semejante afirmación no se sostiene. En dos años y cuatro meses el tranvía de Jaén, la Autovía del Olivar y cuantos proyectos pendientes de competencia autonómica alimentaban nuestro sempiterno victimismo continúan en idéntico punto muerto. El affaire Colce nos enerva, pero no menos que agravios comparativos del tipo de “La Junta adjudica las obras de urbanización de la primera fase del Puerto Seco de Antequera” o “La Junta respaldará la construcción en Ronda del primer proyecto de autor en el ámbito del Oleoturismo de Europa”. Para Ábalos, pancartas y presión, en cambio, ante Moreno Bonilla, aún, todavía, indulgencia. El doble rasero/vara de medir genera debate en el seno de las plataformas. Cambios de baremos en la bolsa del SAS mueven a diversos colectivos, incluida la Marea del Cucharón, a manifestarse, hoy, en Sevilla. El SAS y las empresas públicas, en el mismo saco, para avanzar en la privatización, denuncian. ¿Bastará con 28 meses de cortesía?                                     

COMENTARIOS