Mentiras de agosto

Publicado: 02/09/2018 ·
Agosto siempre nos supo a poco a quienes confundimos premeditadamente las apocadas exigencias del mes vacacional por antonomasia con la ilusoria esperanza...
Agosto siempre nos supo a poco a quienes confundimos premeditadamente las apocadas exigencias del mes vacacional por antonomasia con la ilusoria esperanza de sentir hondamente satisfecha el ansia de libertad. Una paz interior, un relajo del carajo, la fe en no sé qué, que como vino se fue, dejándonos con la sensación agridulce de puesta a punto aparente y pilas cargadas, pese a estar atrapados otro septiembre en el maremágnum emocional/existencial de una creciente angustia conocida comúnmente como depresión postvacional…

Desmontando fake news. Agosto cansino, repetido, de machaconas proclamas xenófobas anti-inmigración y andanadas dialéctico-patrióticas encanalladas frente a inadmisibles provocaciones simbólicas como la proliferación de lazos amarillos catalanistas o el debate suscitado a propósito del inminente traslado de los restos de Franco. Cabo de Gata. Obreros negros, en bicicleta, salen ordenadamente de sus fábricas de plástico cuando suenan las sirenas del fin de la peonada. Centenares, miles en toda la provincia almeriense, que llevan años cotizando en pos de nuestras jubilaciones, haciendo añicos la propaganda fascista que vomitan las redes. 1918. Lecturas de verano. La derecha española contemporánea. El irresoluble problema catalán. Cita de Antonio Maura: “Con los nacionalistas no se pueden tener solidaridades que nos comuniquen partícula ninguna de su responsabilidad moral y política, ni de la merecidísima odiosidad de toda España. No obstante, sería nocivo empujar a las masas alucinadas y extraviadas hacia aquel desatino (…). Si fuese posible atraerlas a razonables vías, cualquier esfuerzo que lo consiguiera se podría reputar por bien empleado”.  

Una vicepresidenta, la del nuevo Gobierno de España, Carmen Calvo, omnipresente, aún rascó unas horas en su apretada agenda de agosto para conocer, in situ, el Museo Ibero de Jaén -en cuya génesis participó siendo consejera de la Junta-, y, de paso, junto a Paco Reyes y la plana mayor dirigente del PSOE provinciano, respaldar públicamente al flamante alcaldable socialista de la capital, Julio Millán. Dos pájaros de un tiro. Fotos por doquier del encuentro agostizo y hasta corrosivos ‘memes’ que destacaban el parecido razonable de Calvo y Reyes con Camilo Sesto y Augusto César Lendoiro, respectivamente. El alivio fácil del chiste socorrido, que provoca risa y ahuyenta fantasmas conocidos como el de la moción de censura de Linares, donde tres huevos volvían a ser dos pares en agosto a partir de que el ciclónico alcalde Juan Fernández, aislado y expulsado del PSOE, apoyado por un solo concejal afín, confirmase estar en condiciones de tumbar aritméticamente la moción de censura impulsada contra él por sus antiguos compañeros del grupo municipal socialista. Es más, Juanito, genio y figura, así, dice estar dispuesto a gobernar, a partir de este mismo lunes, con cualquier concejal de la variopinta oposición. Asegura que le salen las cuentas. Pero Dani Campos, otro JASP a lo Julio Millán, inasequible al desaliento, críptico, advierte: “En los próximos días podrían suceder cosas que obliguen o hagan repensar a los grupos políticos si están en disposición de apoyar a un alcalde expulsado de su partido por irregularidades contables”. Salida de la octava etapa de la Vuelta Ciclista a España desde una Linares que apura su feria. Paco Reyes y Pilar Parra cortan la cinta, ajenos a la zapatiesta de gobierno de “concentración corporativa” que idea Juan Fernández con el respaldo de su leal Joaquín Robles, de los 6 concejales que quedan en el grupo del PP, 1 de Cilus y 4 no adscritos. 13 sobre 25. Los populares de Ángeles Isac no asumirían delegaciones aunque podrían presidir comisiones.

Septiembre remueve en la coctelera preelectoral la estabilidad en primera posición de la marca presidencial ‘PS’ en el olimpo demoscópico del CIS, así como la necesidad apremiante que tiene Susana Díaz de que sean otros quienes le presenten en bandeja el pretexto del adelanto electoral, ejerciendo de saludable cortafuegos  ante previsibles desenlaces judiciales adversos. Juan Marín, líder regional de Cs, remarca en agosto que su prioridad antes de que acabe la legislatura pasa por consumar la prohibición de los aforamientos. Pieza política de los EREs, tramo final, el juicio se retoma mañana. Una curiosidad. ¿Quién pagará sus elevadísimas minutas a las defensas jurídicas de los principales acusados, ex altos cargos? La Junta, no más del 5 por ciento. Zarrías, por ello, amenaza con llevar a tribunales a la administración autónoma. Sin chóferes ni coches oficiales, Gaspi transitaba por este tórrido agosto en un más que batuqueado utilitario, matrícula de Jaén. Vacas flacas, con denominación de origen. Para que luego digan.

Comentarios

© Copyright 2018 Andalucía Información