HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 14:20 CET
Martes, 22/10/2019

Expositor

Líderes entre dos aguas

El último fin de semana del otoño terminaba de tapizar la sierra de hojas amarillas empapadas de lluvia clara cuando, a primeras horas de la tarde del pasado...

El último fin de semana del otoño terminaba de tapizar la sierra de hojas amarillas empapadas de lluvia clara cuando, a primeras horas de la tarde del pasado viernes, ‘Spiriman’ cumplía su palabra y se plantaba en Jaén con treinta autocares procedentes de Granada. La complicidad local de la ‘Marea del Cucharón’, junto a testimoniales adhesiones de otras  capitales andaluzas en lucha por el mantenimiento de su sistema hospitalario, completaron la concurrencia –unos dos millares- que se concentró en La Victoria para aplaudir al mediático médico de urgencias Jesús Candel, ‘Spiriman’, “Dos hospitales completos para Granada”- y a los teloneros de su plataforma. A prudencial distancia, en Ifeja, media hora más tarde, se celebraba el mitin conmemorativo del décimo aniversario de la aprobación de la Ley de Dependencia. Tres mil asistentes, marco a rebosar, mucho autobús también. Micaela Navarro y Paco Reyes, en este caso, ejercieron de anfitriones, abriendo cartel. So pretexto de la rehabilitación pública de ZP, y de sus principales logros al frente del Gobierno de España, Susana Díaz se daba un baño de masas en el frontispicio de una apasionante carrera política en Madrid que podrá compatibilizar con la presidencia de la Junta de Andalucía, no sin antes consagrarse en un congreso federal que reclama a la desesperada la disidencia disoluta del líder caído, Pedro Sánchez. Vendrán congreso federal y primarias, habrá de todo y no habrá de nada, al más puro estilo Susana. Una capacidad para moverse entre dos aguas que Rajoy patentó un par de décadas antes que la sevillana. En ese sentido, son tal para cual. La Dependencia sobrevive en Andalucía merced al 80 por ciento de aportación de un gobierno regional extenuado ante las exigencias del Ministerio de Hacienda. Desde la reforma exprés de la Constitución, del artículo 135 (“Todas las Administraciones Públicas adecuarán sus actuaciones al principio de estabilidad financiera”), no hay otro dios en la eurozona que la dichosa guerra sin cuartel al demonio del déficit público, a costa de lo que sea, incluidos hospitales y enfermos. El libre albedrío, es decir, la perpetuación de la injusticia.


Mediodía del sábado. Baeza. Besamanos catedralicio en la Academia. Mariano, flanqueado por Cospedal y Zoido, y la Benemérita. La quintaesencia de España está en su bandera y en el tricornio de un guardia civil laureado a título póstumo, a decir del presidente Rajoy. El organigrama jaenero del Ejecutivo estatal se bosqueja en el entorno íntimo del flamante secretario de Estado de Hacienda. Para su departamento de prensa viene especulándose con la incorporación inmediata del director de Onda Jaén, Pablo R. Alcántara –Cuéntame cómo pasó-, en detrimento del jefe de prensa de Alcaldía y del PP, Miguel Martínez Rayo –El rayo que no cesa-. En la Subdelegación, Francisca Molina, la concejala que concurrió en la última lista municipal por expreso deseo de José Enrique, funcionaria del grupo A y del nivel 26, relevará a Juan Lillo, al tiempo que estrenaría –rumor en cuarto de banderas- jefe de gabinete, cargo de confianza, en la persona del ex alcalde de Úbeda, portavoz adjunto en Diputación, José Robles –De este modo, el PP solucionaría el problema de Úbeda, donde la pérdida del gobierno en 2015 se imputa a los tics autoritarios/antipopulares de Robles-. Robles, en Subdelegación, se reencontraría con su responsable de comunicación en el consistorio ubetense, Miguel Santoro. Más peones de confianza del jefe De Moya para dar cumplida réplica, a pie de obra, al inmenso influjo de la Junta y el PSOE, tanto en el escenario rural como en la capital.


Porque las promesas del PSOE con la ciudad de Jaén, firma legible de la Junta o de la Diputación, van a misa. Solo es cuestión de tiempo. Casi veinte años después, el Museo Íbero de Jaén, a un tris –por fin- de su inauguración. El ‘Conservatorio de Música’ es otro de esos compromisos que marca impronta de gestión eficiente, en este caso en la delegación de Educación. En tanto en cuanto se sopesa la disponibilidad de un monto no inferior a 7- 9 millones de euros para la construcción de un nuevo conservatorio, en el inminente parón navideño se consumará el traslado del grado profesional al colegio público  ‘Muñoz Garnica’, en el barrio de Santa Isabel: más de novecientos alumnos, de un plumazo. ¿Se trata de un traslado consensuado, o no? El grado superior, con apenas un centenar de educandos, permanecerá en la sede oficial de la calle Compañía mientras se culminan las reformas emprendidas. Pero la provisionalidad con que se traslada el grado profesional al ‘Muñoz Garnica’ habrá que ver con el tiempo si no deriva en proyecto estable, al estilo de la mudanza de la ‘Escuela de Idiomas’ al ‘Peñamefécit’. Al tiempo.

COMENTARIOS

chevron_left
Mandanga y mandangas
chevron_right
Tutela hasta la entretela