Actualizado: 16:30 CET
Jueves, 11/07/2019

Absit Invidia

Garbanzos negros en la Guardia Civil

Publicado: 11/07/2019 ·
20:49
Actualizado: 11/07/2019 · 20:49

Hace 22 años el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Algeciras reconoció corrupción en su unidad. Le costó el puesto, pero no le faltaba razón.

El 14 de noviembre de 1997 el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, por aquel entonces teniente coronel, hizo un alarde de sinceridad, que le costó el puesto. Reconoció, en un evento organizado por las coordinadoras contra la droga, que en su unidad había corrupción. Pocas semanas después era cesado y destinado a una misión de paz en El Salvador. El teniente coronel Juan Antonio Lara, que así se llamaba, reconoció que era muy difícil evitar la presencia de esos garbanzos negros, algo que 22 años después le sigue dando la razón. Y eso que se ha intentado todo o casi todo. En la misma Comandancia algecireña otro teniente coronel posterior a Lara (esta vez prefiero callarme el nombre) creó lo que denominó como núcleo de reserva. Era una especie de segundo filtro de control de las playas ya que no se fiaba (en algunos casos) del primero. Era un puñado de agentes de confianza, unos Eliot Ness, que sólo recibían instrucciones del jefe de la Comandancia, y se desplegaban en zonas donde ya estaban otros compañeros para comprobar si alguno hacía la vista gorda a los ilícitos. Aquello dio sus frutos, pero no evitó la presencia de manzanas podridas en el cesto. Ahora, esta misma semana, hemos conocido la detención de Joaquín Franco, capitán y jefe (ni más ni menos) de la Policía Judicial de la Guardia Civil en Algeciras. Esto ya son palabras mayores. Sobre Joaquín  Franco, primero, presunción de inocencia. Segundo, habrá que demostrar con pruebas si existía relación con los narcos. Y tercero, que han sido sus propios compañeros quienes han detectado ese presunto garbanzo negro. En estos 22 años hemos conocido casos de corrupción de todo tipo en los cuerpos de seguridad del Estado, y los que no han trascendido. Nietzsche escribió en Así Habló Zaratustra: “es necesario ser un mar para poder recibir una sucia corriente sin volverse impuro”. La Guardia Civil es un océano, que absorbe y protege a la sociedad de estos y otros casos de corrupción. Debemos seguir confiando en ella, y en los mecanismos que articula para purificar esas sucias corrientes de las que habló el filósofo, poeta y compositor alemán.

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Pedro García Vázquez

Pedro García es periodista. Director de Informativos de 7 Televisión y Publicaciones del Sur

Absit Invidia

Con la esperanza de ser entendido por lo que pone, y por lo que no. Eso sí, sin ánimo de ofender ni en castellano, ni en latín

VISITAR BLOG
Publicado: 11/07/2019 ·
20:49
Actualizado: 11/07/2019 · 20:49
Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Huye del juzgado en Estepona y en el mar grita que se va a matar