Actualizado: 23:58 CET
Sábado, 31/10/2020

España

Científicos fijan en dos legislaturas periodo para cambiar modelo productivo

En el que se debería alcanzar el objetivo de tener en España un nuevo modelo productivo más basado en la ciencia, la tecnología y la innovación

  • laboratorio científico.

Los investigadores que asesoran al Ministerio de Ciencia durante la actual crisis han fijado en dos legislaturas el periodo de tiempo máximo en el que se debería alcanzar el objetivo de tener en España un nuevo modelo productivo más basado en la ciencia, la tecnología y la innovación.

Este grupo de científicos ha defendido la necesidad de acometer numerosas reformas a corto y a medio plazo para garantizar que España cuente con un marco de ciencia, tecnología e innovación que permita "una mejor y más rápida" respuesta a futuras crisis, y de avanzar hasta conseguir la meta "alcanzable" de que el gasto en investigación, desarrollo e innovación se sitúe en el 3 por ciento del PIB.

El Grupo de Trabajo Multidisciplinar (GTM) asesora al Ministerio de Ciencia en materias científicas relacionadas con la COVID-19 y está integrado por 16 investigadores de diferentes áreas de la ciencia y de la tecnología, entre ellos (como presidente) el catedrático y nutricionista José María Ordovás, director del Laboratorio de Nutrición y Genómica de la Universidad de Tufts de Boston.

Entre los científicos que asesoran al Ministerio en este grupo está el virólogo Mariano Esteban, responsable del grupo de vacunas del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), varios catedráticos de Economía, expertos en biodiversidad, en inteligencia artificial, matemáticos o especialistas en bioética y derecho.

Desde que comenzó la crisis el Grupo de Trabajo Multidisciplinar ha elaborado y entregado al Ministerio un total de nueve informes en los que ha recopilado gran parte de la literatura científica que se ha generado durante este tiempo y en los que ha plasmado numerosas recomendaciones.

Entre ellos, los investigadores han elaborado uno ("Apuntes para una nueva estrategia económica") en el que analizan las complicaciones económicas y sociales vinculadas a la pandemia e inciden en la necesidad de impulsar una nueva política económica para el tiempo después de la crisis de la COVID-19, basada en un cambio del modelo productivo dominante en España.

Consideran en el estudio que es "inaplazable" apostar por un nuevo patrón de desarrollo económico, por recuperar el protagonismo de la industria innovadora y por incorporar la tecnología como un factor estratégico, y abogan por un nuevo protagonismo del Estado (un "Estado emprendedor") que lidere las transformaciones productivas y la renovación tecnológica atendiendo a las crecientes demandas de un desarrollo más respetuoso con el medio ambiente y más inclusivo.

El Grupo ha elaborado también otro informe en el que ponen de relieve los cambios que consideran necesarios en el Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación español, y como primera actuación "absolutamente necesaria" citan la necesidad de dotar la I+D y la innovación de recursos económicos suficientes.

Entre sus propuestas destaca también un plan de financiación plurianual para "aislar" a la investigación y el desarrollo de los avatares políticos, una inyección presupuestaria "significativa y suficiente" de las agencias financiadoras, e invertir el modelo presupuestario actual para dar prioridad a los fondos no financieros (subvenciones) sobre los financieros (créditos).

Sin abandonar sectores importantes como el turismo, los investigadores consideran que España necesita una industria de mayor contenido tecnológico y orientada a los nuevos ejes de la economía mundial: la sostenibilidad y la industria 4.0.

El Grupo de Trabajo Multidisciplinar que asesora al Ministerio de Ciencia ha subrayado la necesidad de intensificar la influencia de España en Europa, de diseñar una estrategia para obtener los mayores réditos posibles del programa de I+D de la UE ("Horizonte Europa"), y por introducir cambios profundos en las universidades y en los organismos públicos de investigación.

Los científicos consideran "alcanzable" la meta de que el gasto en I+D+i se sitúe en el 3 por ciento del PIB (en la actualidad es del 1,2), y para ello apuestan por medidas para conseguir que la financiación privada se incremente significativamente y se sitúe en el entorno de dos terceras partes del total, similar al de los países más avanzados en estas materias, pero nunca reduciendo los fondos públicos.

Los sucesivos informes que ha elaborado este Grupo de Trabajo Multidisciplinar están sirviendo de punto de partida para la discusión en numerosos foros de debate y reflexión; en ese sentido, y convocados por el Club Español de la Energía, investigadores, docentes y empresarios han coincidido en la necesidad de acometer profundos cambios en el sistema de ciencia y tecnología español.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Montoro pide unos nuevos presupuestos "por la propia salud de la democracia"
chevron_right
Los alcaldes recelan de la oferta de Hacienda y temen un "decreto de mínimos"