Actualizado: 14:19 CET
Sábado, 15/08/2020

España

España es 1,7º más calurosa y un 3% menos lluviosa que en los años 70

A nivel mundial el año 2019 fue el segundo más cálido en el planeta y el más cálido en toda Europa

  • Calor.

España es en la actualidad 1.7 grado centígrados más cálida y en torno a un 3 por ciento menos lluviosa que en la década de los 70 del siglo pasado, con un año 2019 "muy cálido", --0.8ºC más caluroso de lo normal--, con una temperatura media en el conjunto del país de 15.9ºC, según el Primer Informe Anual del Estado del Clima en España que ha elaborado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Durante la presentación del documento que tiene vocación de continuidad anual, la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha señalado que el informe confirma la tendencia de una España "más cálida y con menor disponibilidad de agua" --18 litros/m2 menos-- que hace 50 años.

Respecto a las temperaturas, ha informado de que a nivel mundial el año 2019 fue el segundo más cálido en el planeta y el más cálido en toda Europa y ha destacado que tanto el último quinquenio (2015-2019) como el último decenio, 2010-2019 han sido los más cálidos en la Tierra desde que hay registros y que desde los años 80, cada década es más cálida que la anterior.

La ministra ha presentado algunos datos clave del estudio de la AEMET sobre cómo se comportó el año 2019 en lo meteorológico y ha recordado los episodios de lluvias torrenciales como Gloria y sus graves efectos en las regiones Mediterráneas lo que "obliga" a pensar en un cambio en la ordenación del territorio y el urbanismo.

De este modo, Ribera ha subrayado que la precipitación anual sufre un moderado descenso continuado en el tiempo y que si se tiene en cuenta el periodo de los últimos 50 años esa tendencia se "consolida", en un contexto en el que a consecuencia del mayor calor también se demanda más agua.

Así, ante un país de recursos hídricos escasos, la vicepresidenta considera que una mejor gestión del agua es "enormemente importante para las políticas de desarrollo bienestar, gestión y uso responsable de los recursos", al tiempo que ha insistido en la importancia de actuar en materia de prevención de desertificación, que ya afecta a dos tercios del país.


Por ello, ha defendido la oportunidad de lanzar este Estado del Clima de 2019 que incluye cuestiones "fundamentales" e "información relevante" sobre la meteorología en España y confía en que algunos de sus datos "significativos" ayudarán a entender la "terrible realidad" con "consecuencias prácticas de gran alcance" a nivel nacional y mundial y para el conjunto de la sociedad. "No son proyecciones, son datos reales para nuestro país", ha apostillado.

CADA DÉCADA, 0,3ºC MÁS CÁLIDO

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha explicado que el aumento de temperatura cada década en España es de 0.3ºC desde los años 60 y que el calentamiento es "más significativo en verano" que en el resto del año y "ligeramente superior" al detectado para el conjunto de los continentes en el periodo 1850-2012.

Del Campo ha precisado a Europa Press que ahora España es 1.7ºC más cálida que como era en los años 70, una década "extraordinariamente fría", por lo ese decenio interrumpió la tendencia al calentamiento que comenzó en la época industrial, cuando España era 1.6ºC más fría que en la actualidad. De hecho, ha añadido que desde los años 80 la tendencia al calentamiento sí ha sido "imparable".

Respecto a 2019, con una temperatura de 15.9ºC, ha dicho que ha sido el sexto año más cálido en España desde que 1965 y que ocho de los diez años más cálidos son del siglo XXI, por detrás de 2017, 2011, 2015, 2014 y 2006. Aún más, cinco de los seis con temperaturas más altas se han registrado en esta última década.

Al mismo tiempo, ha apuntado que el año 2019 fue el segundo más cálido en el planeta y el más cálido en toda Europa y que desde los años 80 cada década es más siempre más cálida que la anterior, al tiempo que en abril de 2019, el Centro de Investigación Atmosférica de Izaña (Tenerife) registró una concentración de CO2 media diaria de 415 partes por millón (ppm), un valor sin precedentes desde que el ser humano habita la Tierra. "Habría que retroceder 3 millones de años para encontrar un dato similar", ha recordado.

Del Campo ha añadido que el informe refleja los datos más importantes en España y en el mundo sobre el clima como que en 2019 las temperaturas estuvieron "por encima de lo normal en prácticamente toda España". De hecho, ha dicho que fue muy cálido, probablemente el más cálido desde que hay registros en amplias zonas del país, excepto en el sur de Castilla y León donde resultó "normal".

En concreto, durante "prácticamente todo el año" las temperaturas fueron superiores a las normales excepto en el mes de enero, 0.1ºC más frío. "Incluso las olas de frío fueron raras, porque la de mediados de enero lo fue porque las mínimas fueron muy bajas, pero incluso esos días las máximas estuvieron por encima de lo normal", ha comentado.

Por el contrario, ha señalado que las olas de calor fueron "muy intensas" y que la mitad de las de junio desde los años 70 se han producido en la última década.

En definitiva, confirma la tendencia al calentamiento "clara y acelerada", ya que la serie de temperatura del aire en superficie confirma el "fuerte calentamiento" producido en España en las últimas décadas, con un calentamiento de 0.1ºC por década desde el periodo 1850-2005 y de 0.3ºC por década desde los años 60.

Respecto a las precipitaciones, la portavoz Beatriz Hervella ha informado que 2019 fue "normal", con 628 litros por metro cuadrado de media de lluvia en el conjunto de España, que es un 3 por ciento por debajo de lo normal, pero que desde los años 50 del siglo pasado también se observa un "moderado descenso" de las lluvias que acumula una pérdida de 18 litros por metro cuadrado. "Ahora llueve menos en el sur y hay periodos secos más largos que hace medio siglo", comenta al respecto Del Campo.

Junto al descenso moderado de las precipitaciones en los últimos 50 años, en la actualidad los recursos hídricos "rinden menos" que entonces, ya que hay una "mayor evaporación" por el mayor calentamiento.

Las precipitaciones no fueron homogéneas ni se repartieron de forma igual en el tiempo y en el espacio, con zonas muy húmedas y otras más secas y con episodios de lluvias torrenciales que, al mismo tiempo coincidían con situación de sequía en otras áreas del país.

No obstante, 2019 fue muy seco hasta el mes de octubre aunque las precipitaciones se recuperaron con un noviembre y diciembre lluviosos. En todo caso, fue un ejercicio húmedo o muy húmedo en el extremo norte y en el sureste peninsular, pero muy seco en el nordeste y suroeste peninsular. De hecho, llegó a ser el más seco de su serie, en algunas áreas del suroeste y en Canarias también fue seco.*
El informe explica también los episodios de lluvias torrenciales de abril y septiembre en el área mediterránea, así como los fenómenos meteorológicos extremos y los dos periodos de sequía registrados a lo largo del ejercicio.

AVANCE 2020

Por su parte, Del Campo ha adelantado que el primer semestre de 2020 también ha sido de los más cálidos que se recuerdan, con el periodo de enero a mayo más cálido desde que hay registros y un junio normal, ya que comenzó siendo muy frío, pero el calor de las últimas semanas compensó esa tendencia. Parece que el año también será caluroso ya que la predicción estacional para los meses veraniegos pronostica también un julio y agosto más cálidos de lo normal en la mayor parte de España.

Otro de los aspectos relevantes del año están siendo las noches tropicales, aquellas en las que la temperatura mínima no baja de 20ºC, pero "cada vez más hay que centrarse en las noches tórridas" que son aquellas en las que la mínima es de 25ºC o más. "En los últimos 40 o 50 años las noches tórridas se han multiplicado por diez", ha apostillado.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Puigdemont presenta su nuevo partido: mismo perro, distinto collar
chevron_right
Así es hoy la letalidad del Covid-19 en España: nada que ver