Actualizado: 20:48 CET
Sábado, 04/07/2020

España

El parón por el coronavirus puede duplicar las listas de espera

La pandemia de coronavirus canceló consultas de especialistas, así como pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas no urgentes

  • Espera.

La pandemia de coronavirus canceló consultas de especialistas, así como pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas no urgentes, por lo que el sistema sanitario deberá afrontar en la "nueva normalidad" unas listas de espera, que, según estimaciones, se han podido duplicar.

No existen datos oficiales actuales -los últimos facilitados por el Ministerio de Sanidad son de diciembre de 2019- pero las fuentes consultadas por Efe coinciden en que los pacientes a los que se les anuló la cita tendrán que esperar el doble de lo que viene siendo habitual para ser atendidos.

Es lo que piensa el secretario general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CCOO), Antonio Cabrera. "Si durante un trimestre se ha dejado de atender a los pacientes es posible duplicar las listas de espera quirúrgicas y, sobre todo, la de pruebas diagnósticas, que es donde más problema hay".

También en atención primaria la repercusión "puede ser "importante, donde la demora de una cita estaba en 72 horas, un plazo que, según Cabrera, "ha podido aumentar de forma significativa".

En este área la mayor preocupación es la situación de los pacientes pluripatológicos por el "agravamiento que puedan tener como consecuencia del parón", durante el cual han recibido solo atención telefónica, indica Cabrera.

Para conocer el alcance real del efecto del coronavirus en las listas de espera, este sindicato ha pedido a las Consejerías de Sanidad que hagan públicos los datos, "sobre todo porque tiene que haber un día después del COVID".

También el portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez-Bayle, cree que las listas de espera se "han duplicado, si no más", aunque precisa que hay diferencias entre comunidades autónomas en función de la incidencia de COVID-19.

Por ejemplo, en comunidades como Baleares, Asturias, Canarias o Murcia, que han tenido pocos casos, la repercusión en las listas de espera será menor que en otras como Cataluña o Madrid, en las que "prácticamente" la actividad normal se ha suspendido, ha señalado.

No obstante, "todas ellas" van a registrar un aumento, porque se han anulado citas para hacer frente a la presión asistencial del coronavirus y también porque muchas personas han dejado de acudir a los centros sanitarios "por miedo".

Tampoco la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) dispone de datos concretos pero sus estimaciones también apuntan a que se han podido duplicar.

"Hemos visto que ha habido una inactividad en todo lo que no ha sido coronavirus entre marzo y mayo y todavía seguimos ahí, no parece que hayamos recobrado la normalidad", señala a Efe su secretario general, Gabriel del Pozo, que recuerda que al "tapón" que ya existía se suma este trimestre en el que solo se han atendido las urgencias.

Para afrontar el aumento de las listas de espera, FSS-CCOO cree que lo urgente es prorrogar hasta diciembre todos los contratos que se han hecho como consecuencia del COVID, para "atender bien a la población" y para garantizar el descanso "más que justo y merecido" de los profesionales sanitarios, que "han estado al 120 % como mínimo durante la pandemia".

Por ello, la propuesta de alguna comunidad de eliminar el periodo vacacional "para nosotros es impensable", ha advertido Cabrera, quien ha instado a tomar medidas para que si en octubre hay un repunte de contagios "no pille al personal saturado".

"Otra crisis como la que hemos vivido el sistema sanitario no la aguanta", advierte Cabrera.

La CESM coincide en que la única forma de afrontarlo es con un aumento de los recursos: más consultas y, por tanto, más profesionales que las atiendan.

Del Pozo propone aumentar un 20 % las plantillas, que "ya estaban trabajando en débito", y cree que ahora es "un buen momento" para contratar a todos los médicos que acaban su formación especializada, "no solo para atender a pacientes COVID, sino a los que van por una catarata, a hacerse un TAC, a que los vea el cardiólogo o el de digestivo".

Aunque reconoce que aumentar solo el número de profesionales no va a solucionar el "tapón" de la lista de espera quirúrgica, una actividad que está limitada por el número de quirófanos y camas disponibles.

El portavoz de la FADSP propone empezar por "estratificar la situación en función de las prioridades", hacer un "refuerzo significativo" de los recursos sanitarios y una "utilización intensiva" de los mismos, como, por ejemplo, no cerrar camas en verano, aunque admite la controversia de esta medida.

Para aumentar las plantillas, Sánchez-Bayle propone echar mano del personal sanitario, tanto médicos como enfermeras, que se encuentran trabajando en el Reino Unido "en una situación de incertidumbre".

"Si aquí se les ofrece una contratación razonable de tres años y no de tres meses, probablemente se pueda recuperar a muchas de estas personas que salieron del país", ha apuntado.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Otegi afirma que el acuerdo entre PNV y Gobierno central es "positivo"
chevron_right
Los trabajadores de Nissan se concentran en Zona Franca