Actualizado: 17:24 CET
Martes, 02/06/2020

España

Curtidas en epidemias letales, las ONG médicas se unen a la lucha

Médicos Sin Fronteras (MSF), Médicos del Mundo y Cruz Roja se han unido a la lucha contra el coronavirus en España

  • Cruz Roja.

Médicos Sin Fronteras (MSF), Médicos del Mundo y Cruz Roja, organizaciones humanitarias avezadas en epidemias letales en otros continentes, se han unido a la lucha contra el coronavirus en España descargando a los servicios de urgencias y asesorando a los sanitarios en medidas de protección.

"Ponemos 45 años de experiencia en emergencias sanitarias al servicio de la sanidad española y lo hacemos con cabeza fría porque la prioridad es salvar vidas y descongestionar las urgencias", asegura a EFE Luis Encinas, asesor médico de MSF para COVID-19 y experto en campañas en África contra el mortal virus del ébola.

También la directora general de Médicos del Mundo España, Elena Urdaneta, destaca la importancia de "actuar con mentalidad de emergencias" en una "España desbordada", como llevan haciendo desde hace más de 20 años en países en vías de desarrollo y en condiciones extremas, como ella misma vivió con el ébola en Sierra Leona.

Este patógeno tan contagioso también enseñó a los efectivos de la Cruz Roja a protegerse y a delimitar espacios y crear circuitos para los pacientes infecciosos en África, como relata a EFE la directora de Salud de esta organización en España, Carmen Martín.

Estas ONG, que también asesoran a las autoridades sanitarias, gestionan ahora unidades de atención anexas a hospitales de diferentes ciudades españolas con el fin de descongestionar los servicios de urgencias.

MSF, en la Comunidad de Madrid, ha organizado unidades de apoyo a los hospitales Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares y Severo Ochoa de Leganés, con doscientas camas y, en Barcelona, para los hospitales del Mar y Vall d'Hebron.

Se trata de atender los casos menos graves de COVID-19 y derivar pacientes que requieran ingreso hospitalario.

Además, y entre otros cometidos, MSF está asesorando en residencias de mayores en la evaluación de riesgos e implementación de medidas de higiene y protección para reducir la transmisión del virus dentro de estos centros.

"En las residencias, la situación es bastante desesperada, hay que enseñar al personal auxiliar a protegerse y a actuar en esta situación tan complicada", indica Luis Encinas.

El representante de MSF sintetiza la acción en esta crisis sanitaria en tres claves: cabeza fría, empatía y saber coordinar con el fin de proteger a los sanitarios y evitar los contagios.

Médicos del Mundo persigue los mismos objetivos. Desde esta semana funciona un espacio de campaña instalado junto al hospital Gregorio Marañón de Madrid para aliviar su servicio de urgencias y clasificar a los pacientes que necesiten ser ingresados y derivarlos.

También trabajan con los sanitarios con un protocolo de protección, desde los equipamientos personales hasta circuitos y delimitación de zonas, en tareas de limpieza o en la gestión de los residuos.

Y refuerzan su dedicación a los grupos vulnerables (personas sin hogar, inmigrantes o mujeres en la prostitución).

"Parar la epidemia también es atender a estos colectivos", reclama Elena Urdaneta a las autoridades administrativas.

Cruz Roja, por su parte, intensifica su amplia labor sanitaria y social para intentar controlar y paliar los efectos del coronavirus.

Además de seis hospitales concertados con la sanidad pública en distintas ciudades (el de San Sebastián está dedicado solo a pacientes con COVID-19), tiene puestos de triaje o de toma de muestras en Navarra, Alicante o La Rioja.

Asimismo, realiza valoraciones médicas de mayores en residencias de Madrid o gestiona un espacio de campaña para atender hasta cien personas en Santa Cruz de Tenerife.

Un despliegue insólito en países que, como España, no han vivido antes una crisis sanitaria de esta magnitud.

"Nunca hubiéramos imaginado tener que actuar así en España", asegura la dirigente de Médicos del Mundo.

Urdaneta considera prioritario un plan nacional de emergencias para actuar de forma coordinada y, sobre todo, ante la amenaza que supone el cambio climático respecto a las enfermedades infecciosas.

Opina que, después de esta crisis, cambiarán algunas cosas, como controles en los viajeros o la implantación de la telemedicina.

Luis Encinas, por su parte, cree que se ha fallado en la puesta en práctica de un plan de contingencia, sobre todo en la previsión de recursos.

Y ambos coinciden en que esta epidemia no se controla el 11 de abril, plazo inicialmente previsto para el final del estado de alarma y, por tanto, para las medidas de confinamiento.

"Hasta que no tengamos la fotografía real y sepamos cuántos casos hay infectados y sus contactos no vamos a ver la luz al final del túnel. Nos quedan momentos duros e impactantes por delante", augura el dirigente de MSF.

Mientras combaten el coronavirus en España, MSF y Médicos del Mundo no dejan de mirar a África, con menos casos confirmados que otros continentes (más de 6.000), pero con países con imprecisos sistemas de registro e insuficientes sistemas de salud.

Pero ya están tomando medidas y se confía en que el intenso calor o medicaciones contra la malaria, la cloroquina, o retrovirales contra el VIH puedan proteger contra el coronavirus a una población ya de por sí golpeada por las enfermedades infecciosas.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
El tanatorio de Móstoles alquila 5 trailers para almacenar féretros
chevron_right
Bruselas avala las medidas para dar liquidez a autónomos y pymes