Actualizado: 22:09 CET
Miercoles, 29/01/2020

España

La etarra huida Natividad Jáuregui pide archivar sus causas

Se trata de dos atentados en Bilbao en 1981: el asesinato del agente Francisco Francés y un tiroteo a dos vehículos policiales

  • Audiencia Nacional.

La defensa de la etarra huida en Bélgica Natividad Jáuregui ha solicitado el sobreseimiento de las actuaciones que se siguen contra ella en la Audiencia Nacional por varias causas pendientes, ya que alega que los presuntos delitos que se le imputan ya han prescrito.

Se trata concretamente del asesinato del policía nacional Francisco Francés y el ametrallamiento de dos vehículos policiales en el que hubo varios heridos graves, ambos atentados ocurridos en Bilbao en 1981, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Así, la defensa de la etarra, que era miembro del 'comando Vizcaya' de ETA en plena época de plomo y lleva fugada de España más de 30 años, ha solicitado en dos escritos la convocatoria de la vista del artículo de previo pronunciamiento, con el objetivo de exponer en ella sus argumentos para solicitar el archivo de las causas.

Tal y como expone la defensa en uno de sus escritos, al que ha tenido acceso Europa Press, la apertura de diligencias en otros juzgados de la Audiencia Nacional por causas relacionadas con el comando al que pertenecía Jáuregui no habría interrumpido el plazo de prescripción con respecto a la etarra, como tampoco habrían influido las órdenes europeas de detención y entrega libradas desde España.

Las diligencias en otros juzgados se refieren a las abiertas tras la detención en 1993 de Sebastián Echániz, quien prestó declaración en sede policial y judicial e implicó a otros miembros del comando en causas como la del asesinato de Francés.

Sin embargo, la defensa de Jáuregui opina que las actuaciones de otros juzgados centrales son ajenas unas de otras y han de considerarse "de mero trámite", por lo que no concurren, a su juicio, las circunstancias que deban motivar una interrupción del plazo de prescripción.

"Han transcurrido más de 20 años desde los hechos ocurridos en 1981 hasta el 29 de junio de 2015 en que se dicta auto reaperturando las actuaciones, sin que se haya producido anteriormente actuación judicial alguna respecto de mi defendida que interrumpa el cómputo de la prescripción, por lo que concurriría dicha causa de extinción de la responsabilidad penal", explica el escrito referido al asesinato del policía nacional.

Sin embargo, ni la Fiscalía ni la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que ejerce la acusación popular, están de acuerdo y han informado en contra de la prescripción de las actuaciones contra la etarra huida.

JURISPRUDENCIA DEL SUPREMO

La AVT recuerda en su escrito varias resoluciones del Tribunal Supremo en las que se reconocen los principios básicos en que se fundamenta la prescripción "otorgan eficacia interruptiva a actuaciones de contenido incriminatorio practicadas en diligencias distintas al sumario en el que finalmente se produjo la acusación y la condena".

También recuerda que un criterio para considerar la posible prescripción de delitos como los de un atentado de ETA "es si realmente se puede considerar que el Estado haya renunciado a su voluntad de perseguir dichos delitos en el tiempo transcurrido". Sin embargo, la Audiencia Nacional no ha renunciado a ello, tal y como prueban los distintos procesamientos contra Jáuregui.

Debido a que la defensa de la etarra ha solicitado una vista para exponer sus planteamientos, la Sala de lo Penal ya ha fijado fecha para estudiar su reclamación de prescripción, concretamente la de la causa por el ametrallamiento contra los vehículos policiales: será el próximo lunes, 16 de diciembre, según han confirmado fuentes jurídicas a Europa Press.

OTRO ASESINATO EN BILBAO EN 1981

Además del atentado contra el policía nacional Francisco Francés y el ametrallamiento que provocó varios heridos, la etarra está procesada en la Audiencia Nacional por el asesinato del teniente coronel Ramón Romeo Rotaeche cuando salía de misa en la Basílica de Begoña en Bilbao, también en 1981. De éste último crimen, la defensa no ha presentado, de momento, escrito alegando prescripción.

Jáuregui hace vida desde hace más de 30 años en Bélgica, donde se ha casado con un abogado y gestiona un cátering. Podría ser llamada a declarar, pero para eso la justicia belga que la ha estado amparando todos estos años tiene que aceptar la petición española.

La justicia belga nunca ha atendido a las reclamaciones desde España por sus delitos de sangre pendientes, y eso pese a que la Comisión Europea nunca ha puesto el sistema judicial español bajo sospecha de falta de garantías.

Además de Jáuregui, en el asesinato del policía nacional Francisco Francés está procesado otro etarra, Enrique Letona, para quien su defensa también pide el sobreseimiento por prescripción, pero además por "cosa juzgada", ya que también se le ha propuesto juzgar por pertenencia a banda armada, delito por el que ya fue condenado en 1994.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Iceta avalaría la petición de ERC de crear "una mesa de negociación"
chevron_right
La deuda pública baja en 3.595 millones el tercer trimestre