Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 09/08/2022  

España

Emed Tartessus tampoco cuida de Corta Alalaya

Declarada zona patrimonial por la Consejería de Cultura, la falta de mantenimiento ha provocado su excesiva inundación

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Corta Atalaya
La voz de alarma la han dado las redes sociales: el nivel de inundación que sufre la Corta Atalaya, declarada zona patrimonial por la Consejería de Cultura, evidencia la falta de mantenimiento que le profesa Emed Tartessus, más aún cuando el único informe favorable que ha tenido su proyecto de apertura de Minas de Riotinto de la Junta ha sido, precisamente, el del departamento andaluz de Cultura.

Según recogía ayer el diario Huelva Información, Emed Tartesus considera que Corta Atalaya es estable y segura, y el agua acumulada está en niveles que no son todavía preocupantes dentro del proceso natural de acumulación/evaporación, aunque advierte que si no se ponen en marcha las medidas comprendidas dentro del proyecto de reapertura es inevitable que estos niveles lleguen a serlo.

Sin embargo, la denuncia en la red, que ilustran con una imagen captada por un fotógrafo aficionado, Antonio Romero, ha provocado la reacción de las autoridades locales y comarcales, además de la de la Fundación Rio Tinto, que exigen la actuación de la Junta como garante de ese bien cultural protegido.

Así, la alcaldesa Rosa Caballero (PP) exigió la intervención de la Junta y consideró que el actual estado de paralización del proyecto de reapertura no debería ser obstáculo para que se mantenga este símbolo de la comarca como se merece.

Igualmente opina el presidente de la Mancomunidad de la Cuenca Minera, Juan Jesús Bermejo (PSOE), que recordó la obligación de los propietarios de estos bienes de conservarlos, mantenerlos y custodiarlos.

Por su parte, el presidente de la Fundación Riotinto, que hasta 2003 gestionó la explotación turística de Corta Atalaya, consideró que el propietario no cumple los dos aspectos inherentes a la declaración patrimonial: su conservación y facilitar el acceso público varios días al año. “Pues ni una cosa ni la otra”, sentenció al diario.

TE RECOMENDAMOS