España

La pobreza baja en España, pero el acceso a una dieta saludable es cada vez más difícil

Lo asegura la ONG Acción contra el Hambre, que advierte del incremento del precio de los alimentos más saludables

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai

La ONG Acción contra el Hambre ha advertido de que a pesar de que en 2022 la población española en riesgo de pobreza bajó del 27,8 % al 26 %, el acceso a una alimentación saludable y equilibrada para esas familias es cada vez más difícil.

"El acceso a dietas saludables se ha complicado mucho más por la inflación debido al conflicto de Ucrania, las decisiones de cadenas distribuidoras y al encarecimiento de la producción", ha explicado el director de ingeniería técnica y acción social de Acción contra el Hambre, Luis González, en una entrevista con EFE.

El incremento del precio de los alimentos más saludables (aceite, frutas, verduras...) no se ha visto acompañado de suficientes políticas públicas, como el aumento del ingreso mínimo vital o de los salarios, subraya González, lo que ha provocado que muchos hogares "reduzcan las cantidades de las comidas o consuman una mayor cantidad de productos ultraprocesados".

De hecho, "España continúa a la cola de la Unión Europea", ha declarado el director, que ha añadido que entre 2016 y 2018, el 7,5 % de la población española sufría algún tipo de inseguridad alimentaria, por encima de la media del 5 % de la Europa Occidental.

UN 5,9 % DE LOS NIÑOS SUFREN MALNUTRICIÓN

Según datos de la Encuesta de Condiciones de Vida de 2022, el 5,9 % de los niños (casi medio millón) sufren algún tipo de malnutrición y no pueden permitirse una comida de proteína animal a base de carne, pollo y pescado cada dos días, un dato que empeoró respecto al año anterior (4,9%).

"En las ciudades, tener una dieta saludable depende del nivel de ingresos, además de la formación y la educación", explica González, que añade que esta precariedad se ve más acentuada en familias monoparentales, con otros convivientes (abuelos, tíos, etc) y parejas con hijos.

Para ello, Acción contra el Hambre pide que se refuerce la contratación pública en los comedores escolares con criterios nutricionales y sostenibles, además de incorporar en las aulas hábitos saludables.

También que se refuercen las políticas de inclusión para favorecer el acceso a un empleo decente para la población con rentas mas bajas y en situación de protección social, formando a las familias en hábitos de nutrición saludables.

Por otra parte, la organización humanitaria ha puesto de relieve las dificultades que hay para obtener datos sobre el hambre en el país y que todavía no hay una definición oficial de la Cesta Básica de Alimentos ni de su coste.

"Es muy difícil abordar, monitorear y aplicar políticas asociadas a la inseguridad alimentaria", apunta el responsable de Acción contra el Hambre.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN