Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 25/01/2022  

En román paladino

Puigdemont asusta

Su teatralidad no debe importar. Que funcionen las instituciones

Publicado: 28/09/2021 ·
09:49
· Actualizado: 29/11/2021 · 21:04
  • Puigdemont.
Autor

Rafael Román

Rafael Román es profesor universitario, miembro del PSOE, exconsejero de Cultura y expresidente de la Diputación de Cádiz

En román paladino

El autor aborda en su espacio todos los aspectos de la actualidad política tanto de España, Andalucía y la provincia de Cádiz.

VISITAR BLOG

Es él el que debe estar asustado. No pisará suelo español, salvo que venga -cuando corresponda- extraditado por el cumplimiento de lo dictado por el juez instructor del Tribunal Supremo o porque se entregue voluntariamente a las autoridades, una vez que ponga sus pies en España. Aunque será  muy tardía, es más probable la primera que la segunda. Él se ha autoimpuesto una pena de destierro para no afrontar las responsabilidades de la proclamada independencia de Cataluña, que nunca arrió la bandera española de la cima   de la cúpula de sus instituciones  ni de la tribuna de su parlamento.

La huida de Puigdemont contrastó con la postura -siempre insolente, pero  sin duda consecuente- de los que se quedaron y fueron juzgados y condenados a distintas penas  por los cargos a los que fueron imputados. Entraron en prisión y fueron indultados, tras cumplir una parte de sus penas.  Puigdemont era  el President y salió corriendo, engañando a parte de su gobierno. La única retórica posible  que le resta, tras ese acto de valentía inigualable, es  proclamar que España es un Estado represor y negar la separación de poderes. Pero ello choca frontalmente con la condición adquirida de eurodiputado en situación de huido. Muy represor y muy dictatorial no debe ser ese país que le permite presentarse a la elecciones europeas  con una orden internacional de busca y captura a sus espaldas. Por eso no tiene credibilidad internacional, independientemente de los intrincados  enredos judiciales, que permiten los Estados de Derecho de la UE.

Sus excesos verbales y su teatralidad no debe importar. Que funcionen las instituciones, las judiciales y las políticas. Por eso debe continuar el procesamiento y, al mismo tiempo, el diálogo político con el gobierno catalán. Reventar el dialogo con el Gobierno de la Nación es lo que ha estado a punto de producir el movimiento de presentarse en la pequeña población amurallada  de L’Alguer, en el oeste de la región autónoma de  Cerdeña, que formó parte de la Corona de Aragón y donde una  cuarta parte de su población habla un catalán dialectal. Los nacionalistas catalanes la incluyen -sin votación, ni autodeterminación-  dentro de sus mapas de los Países Catalanes, con el Rosellón, la Comunidad Valenciana y Baleares. La Corona de Aragón sí existió, los Países Catalanes, nunca. Un sueño expansionista, como el de todos los nacionalismos que en el mundo han sido.

TE RECOMENDAMOS