Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 11/05/2021

En román paladino

¿Olvido o cinismo?.

Nadie puede entender cómo pueden desempeñar sus cometidos con tamaña desmemoria

Publicado: 30/03/2021 ·
10:01
· Actualizado: 30/03/2021 · 10:01
  • AZNAR Y RAJOY
Autor

Rafael Román

Rafael Román es profesor universitario, miembro del PSOE, exconsejero de Cultura y expresidente de la Diputación de Cádiz

En román paladino

El autor aborda en su espacio todos los aspectos de la actualidad política tanto de España, Andalucía y la provincia de Cádiz.

VISITAR BLOG

Que escoja el lector. Todos los dirigentes del periodo histórico del Partido Popular se han personado presencial o telemáticamente ante la Audiencia Nacional para responder sobre su conocimiento de la existencia de una caja b en el partido en el que ejercían las máximas responsabilidades. Todos lo negaron. Ninguno conoció, recordó o advirtió la presencia de una contabilidad paralela. Si ninguno la conoció difícilmente se podían beneficiar de la misma. El camino más corto, eficaz y casi definitivo para tratar de convencer a los magistrados era desconocer cualquier atisbo de caja b. Eso hicieron con una coordinación que asusta. La caja b no existía, ninguno cobró un sobresueldo, casi no conocían al tesorero Bárcenas,  no vieron ninguna caja fuerte, la sede se remodelada sola…todo se derivó al difunto D. Álvaro de la Puerta Quintero, abogado del Estado, procurador en Cortes en tiempos de Franco, consejero del Reino en la Transición,  diputado una veintena de años en democracia y tesorero del PP desde 1993 a 2008. Su muerte a los noventa años y  su anterior demencia le impidió declarase culpable,  o inocente, del conjunto de las finanzas, pero ya lo responsabilizaron de todo, tras su fallecimiento, sus solidarios compañeros. D. Álvaro, ellos  no te olvidaron. 

La memoria es aviesa,  escurridiza, nada fiable.  Lo dijo certeramente José Manuel Caballero Bonald: “Complejas son y mudadizas las leyes del recuerdo”. Esta sentencia lo ahorra  todo. Los gerifaltes del partido conservador quisieron nacer de nuevo.

Eran recién nacidos que llegaban a  su nueva vida sin memoria. Unos son abogados del Estado, otros registradores, quién funcionario del Consejo de Estado, alguno  senador en activo, otros finísimos representantes de sus intereses en consejos de administración.

Nadie puede entender cómo pueden desempeñar sus cometidos con tamaña desmemoria. Se antoja tan difícil, según  contaba Chano Lobato,  como aquel que  recordaba todos los detalles de la vida y las costumbres  de los tartesios y al que su compadre le contestaba que él no sabía ni  dónde  había dejado la llave de su casa.

El derecho al olvido de los buscadores de Internet es una broma macabra comparada con el derecho al olvido absoluto ejercido por estos  expertos sabuesos políticos  cuando estaban en activo. 

Hoy  son pasto de las aguas del Lete, el río del olvido. El que bebía sus aguas  lo olvidaba todo. Se lo bebieron hasta quedar saciados. No dejaron ni gota.

 

COMENTARIOS