Actualizado: 18:09 CET
Miercoles, 13/11/2019

En román paladino

Investidura por teléfono

Publicado: 17/09/2019 ·
20:40
Actualizado: 17/09/2019 · 20:40

¡Menos mal que los nuevos partidos habían venido para enterrar la vieja política!

Tras el inmenso tiempo trascurrido desde el 28 de abril -  domingo de elecciones generales -  a hoy 18 de septiembre parece que todos los canales para la formación de un gobierno  están colapsados. Han pasado casi cinco meses y cuando se vaya camino de seis meses y medio los españoles podrán votar  el 10 de noviembre.  Si se le une el tiempo de campaña previo y el largo periodo posterior a las elecciones – ya que aquí no es como en el Reino Unido en que el “premier” entra en el 10 de Downing Street al día siguiente de unas elecciones- habrá pasado casi un año de tiempo político perdido mientras el mundo no se para.

Se atisba una recesión económica que,  tras el bombardeo con drones de las refinerías saudíes, se acrecienta el temor de que se acentúe, por la subida del precio del petróleo y el ambiente de una posible guerra entre Irán y Arabia Saudí, con la intervención de Estados Unidos. El brexit está cada vez más cercano y no parece que el desencuentro entre el parlamento y el gobierno británico por un lado y entre el Reino Unido y la Unión Europea  por otro  vayan a evitar la ruptura que se avecina con consecuencias indudablemente negativas para la economía europea, británica y la española también. 

Este conjunto de factores no han conmovido a los líderes políticos españoles para acelerar o propiciar un acuerdo mínimo de gobierno. Las posiciones no se mueven –por teléfono- y los fuegos de artificio lanzados desde Albert Rivera no han sido sino una artimaña para sacar cabeza en una situación de caída electoral previsible. Aunque Unidas Podemos y Pablo Iglesias – culpables de que no haya gobierno de coalición, puesto que votaron en contra- estaban eufóricos por la propuesta de Rivera, el efecto ha durado sólo horas. Unidas Podemos deseaba ese acuerdo  imposible para coger el espacio de la izquierda. Tanto que cambiarían su voto de la abstención al no  a Sánchez.  Ciudadanos lo ha hecho porque su calificativo de “banda” dirigida al gobierno de Sánchez  y sus pactos con el PP –al que siguen acusando de corrupto- le había enajenado el voto de centro. 

¡Menos mal que los nuevos partidos habían venido para enterrar la vieja política! Se están portando como representantes de la viejísima política de sillones y olvido de los intereses generales.

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Rafael Román

Rafael Román es profesor universitario, miembro del PSOE, exconsejero de Cultura y expresidente de la Diputación de Cádiz

En román paladino

El autor aborda en su espacio todos los aspectos de la actualidad política tanto de España, Andalucía y la provincia de Cádiz.

VISITAR BLOG
Publicado: 17/09/2019 ·
20:40
Actualizado: 17/09/2019 · 20:40
chevron_left
Propuestas de última hora
chevron_right
¿Playa nudista o Congreso?