Concordia

Publicado: 03/09/2018 ·
La ley ya fue derogada, no “de iure” pero sí “de facto”, por el Gobierno de Mariano Rajoy
El  nuevo líder del Partido Popular, Pablo Casado, al que el ganador del concurso de  lanzadores  de huesos de  aceitunas de Murcia y secretario general, Teodoro García Egea, siempre llama “el presidente Casado”,  ha realizado una propuesta para abrir el curso político: Continuar la política de Mariano Rajoy y derogar por una nueva ley la de la Memoria Histórica y sustituirla por una  de la concordia.

La ley ya fue derogada, no ”de iure”  pero sí  “de facto”,  por  el gobierno Rajoy,  que suprimió en Consejo de Ministros  la oficina de Víctimas de la Guerra Civil y de la Dictadura, un organismo creado por el Gobierno de  Zapatero para coordinar la exhumación de desaparecidos y dejó sin fondos todas las tareas que ordenaba la “Ley  52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”,  que es como se denomina la llamada ley de la memoria histórica.

La propuesta se complementa con la creación de una nueva fundación –Fundación de la Concordia y la Libertad- contando con el presidente ya nombrado, el hijo de Adolfo Suarez, -Adolfo Suárez Illana- que se empleó a fondo  pidiendo  al rey que le diera el título de duque de su padre y se lo quitara a su sobrina, hija de la primogénita del Presidente Suárez.  El  Ducado de Suárez, con Grandeza de España, un título que a la muerte del expresidente del Gobierno debía  pasar a Alejandra Romero Suárez, hija de  María Amparo Suárez, fallecida  de cáncer. Él lo quería para él mismo, saltándose el orden sucesorio, por ser varón y llamarse Adolfo. La concordia, el apego a la ley y a la libertad  y el feminismo brotan por todas partes.

Las honras y honores a  los victoriosos de la contienda civil, en propiedades, títulos, boletín oficial, prebendas, monumentos e inscripciones en fachadas de catedrales y templos fue la norma durante todo el periodo de gobierno de Franco y de Arias Navarro. Se hizo una Constitución, se promulgaron amnistías,  pero miles de españoles siguieron en las cunetas y fosas comunes sin un enterramiento digno y reconocible. Ése es el resumen de la ley y  el reto de Pedro Sánchez.  Una tarea que se ha demorado años –lo mismo que el traslado de los restos de Franco- porque todo parecía demasiado reciente.

 

Comentarios

© Copyright 2018 Andalucía Información