HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 18:09 CET
Jueves, 24/05/2018

En román paladino

¡A ahorrar!

Sus palabras textuales, analizadas asépticamente, son hondamente preocupantes

Es enternecedora la preocupación del jefe del ejecutivo para que los españoles ahorren para garantizarse en el futuro una pensión, la educación de los hijos y los imprevistos de cualquier vida, al tiempo que proponía medidas de apoyo a los fondos de pensiones, de las pensiones privadas.   Mariano Rajoy ha demostrado con este discurso dado en el periódico ABC – nunca  se hace un anuncio importante  en España en el parlamento- que teme por las pensiones, que duda de la educación pública y gratuita y hasta de la sanidad pública,  que es la que  da seguridad en los reveses  de la vida.

Sus palabras textuales, analizadas asépticamente, son hondamente preocupantes: "Desde los poderes públicos debemos incentivar que el ahorro piense en el largo plazo. Un ahorro con un horizonte temporal prolongado, que sirva como complemento de la pensión pública pero también de otros planes vitales, como la educación de los hijos, un proyecto personal o superar cualquier revés que nos pueda traer la vida. Una inversión para el futuro a la que se pueda recurrir cuando sea necesario".De prisión permanente,  aunque revisable.

El mensaje que se ha querido enviar a la sociedad española es que las pensiones corren peligro. En una sociedad como la española que ha llegado tan tarde  al Estado de Bienestar y que conoce las subidas del astronómico 0,25 %  anual, después de haberse consumido  el Fondo de Reserva de las Pensiones al completo, las frases de Rajoy son un sarcasmo. "Pensar que con 900 euros se puede ahorrar es optimismo infundado", bramaron los sindicatos, sabedores de que solo uno de cada 20 nuevos contratos es  fijo y de jornada completa y del elevado porcentaje de trabajadores con empleo precario que siguen teniendo la consideración de pobres, por no hablar de los índices de desempleo de los mayores de 55 años o del juvenil. Todo compatible con el desprecio a la ciencia, la fuga de talentos y profesores universitarios a 300 euros. Éstos, siguiendo los consejos de Celia Villalobos,  que ahorren también y   que trabajen hasta los 80.

Esta no es la sociedad que contempla la Constitución, ni es el escenario  sobre el que se forjó la Transición, sino  que profundiza la desigualdad, fractura el tejido social y sume en la pobreza a muchísimos de sus ciudadanos. Tampoco lo es  la corrupción que tanto se llevó y  no devolvió.

COMENTARIOS