HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 13:29 CET
Viernes, 13/09/2019

El sexo de los libros

Simón el Mago

Hathor, Señora del Sicomoro, la Vaca que asoma entre los papiros; Señora de la turquesa y de Biblos... esposa de Horus.

  • Derrota del Mago

En la imagen: Bennozo Gozzoli, La Caída de Simón el Mago (1400). Simón el Mago en el suelo, Nerón en el trono, Pedro de rodillas rezando y Juan haciendo la señal de la cruz.  

 

De Simón el Mago —hombre que fue un portento profesionalmente hablando y archienemigo del presidente del colegio apostólico Pedro de Betsaida— recordamos estas impresionantes palabras de anticipación: “Puedo hacer que se muevan las serpientes de bronce, que rían las estatuas de mármol, que hablen los perros (…) Puedo caminar sobre las nubes y sobre las olas, pasar a través de las montañas, aparecerme con la figura de un joven, de un anciano, de un tigre o de una hormiga”.

Se rasgó el velo del Santuario (Lucas, 23:45).

Inevitable la costumbre que fue la última verdad expelida por boca de la mentira.

El Mago, sin embargo, se refería a las convulsiones de la conciencia en el interior de la representación, el estallido de los símbolos en medio de una atmósfera de fuego, una luz de oro, vientos imparables, las pulsiones de la voluntad universal... El rostro oculto-inexistente detrás de una máscara porque ese rostro era el doble de otro que fuese real antes de Crick-Watson, del  salto en vacío.

El sistro que sonó junto al tímpano cuando David volvió después de derrotar a Goliat, un hecho asociado a la resurrección de Cristo.

El sistro: que era un instrumento de percusión en el antiguo Egipto de los extáticos, sobre todo en el culto a Hathor en Dendera, significando el renacimiento después de la muerte.

Hathor, Señora del Sicomoro, la Vaca que asoma entre los papiros; Señora de la turquesa y de Biblos... esposa de Horus.  

“¿Qué es felicidad? El sentimiento de que el poder crece, de que se vence una resistencia” (Nietzsche: El Anticristo).

Los distritos terrestres son yermos que quedaron, sequerales restantes de una provincia antimateria arrasada por un seísmo.

Señalan a los fabricantes de dioses, enlightenment, como los máximos responsables de la existencia del mundo defectuoso, el mundo conocido neuroscience que sólo pertenece a aquellos que son capaces de  conquistarse a sí mismos, los cuales se hallan adscritos para siempre al invariable triunfo.  
 

COMENTARIOS

chevron_left
Canonización de Hildegarda de Bingen
chevron_right
Manuel Caballero y 'El santo dormido'