Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 20/04/2021

El Puerto

El borrador de la Ordenanza de Convivencia abre su plazo para alegaciones

Permitirá que El Puerto y los portuenses puedan contar con una serie de medidas que fomenten y garanticen la convivencia ciudadana en el espacio público

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • centro de el puerto.

La teniente de alcalde de Policía Local y Seguridad, Marina Peris, informa que desde hoy se abre el plazo de exposición pública del borrador de la Ordenanza de Convivencia, con el objeto de dar audiencia a los interesados afectados y recabar cuantas aportaciones adicionales puedan hacerse por otras personas o entidades, para contar con el mayor consenso posible a la hora de llevar la propuesta de aprobación inicial al Pleno de El Puerto de Santa María.

El texto se ha publicado en la web municipal y estará disponible hasta el próximo 23 de febrero para que todas aquellas personas o colectivos puedan presentar alegaciones, en el siguiente enlace:

https://elpuertodesantamaria.transparencialocal.gob.es/es_ES/plan-normativo-informacion-publica

Desde el equipo de Gobierno de Germán Beardo se quiere hacer hincapié en que la Ordenanza para la Garantía de la Convivencia Ciudadana y la Protección del Espacio Público cubrirá un vacío legal que atajará ciertas conductas o comportamientos lesivos que al haberse derogado la Ordenanza anterior no pueden en este momento ser abordados desde las competencias municipales, creando una desprotección ante la que no se puede actuar desde la Administración Local.

“No es posible forjar una sociedad justa e igualitaria y que tienda a procurar el bienestar a sus ciudadanos, si el valor de la convivencia está ausente y no se dispone de medios eficaces para restaurarla, por lo que se hace necesario dotar de los instrumentos idóneos a los/las garantes de la protección de los derechos, libertades y seguridad ciudadana”, señala la edil de Policía, Marina Peris.

Esta regulación permitirá hacerlo, respondiendo así a una demanda de la propia ciudadanía y, en especial, del movimiento vecinal.


Dicha norma municipal aportará tranquilidad y seguridad a los vecinos de El Puerto y también permitirá al Ayuntamiento actuar sobre acciones que muchas veces, aún sabiendo que no son correctas, no puede sancionar debido a que no hay una normativa que lo permita.

Cabe recordar que la anterior Ordenanza fue derogada en la pasada legislatura y ha sido una prioridad del equipo de Gobierno de Germán Beardo su entrada en vigor para poder atajar de raíz situaciones que alteran la convivencia y que sin norma tienen difícil solución.

El objetivo principal de esta Ordenanza es el de preservar el espacio público como un lugar de convivencia y civismo, en el que todas las personas puedan desarrollar en libertad sus actividades de libre circulación, de ocio, de encuentro y de recreo, con pleno respeto a la dignidad y a los derechos de los demás y a la pluralidad de expresiones y de formas de vida diversas, que enriquecen nuestra ciudad. 

Parte, para ello, de un principio de garantía de los derechos y libertades individuales y ajusta las medidas punitivas al principio de intervención mínima. De esta manera, las conductas individuales sólo se tipifican como infracciones en la medida en que afectan o impiden el libre ejercicio de las demás personas y para su sanción se tienen en cuenta los principios de lesividad y mínima trascendencia.

La Ordenanza será una herramienta efectiva para hacer frente a las distintas situaciones y circunstancias que pueden afectar a la convivencia o alterarla e intenta ser una respuesta democrática y equilibrada a esas nuevas circunstancias y situaciones, basándose, por un lado, en el reconocimiento del derecho de todos a comportarse libremente en los espacios públicos y a ser respetados en su libertad; pero, por otro lado, también, en la necesidad de que todos asumamos determinados deberes de convivencia y de respeto a la libertad, la dignidad y los derechos reconocidos a los demás, así como al mantenimiento del espacio público en condiciones adecuadas. Y, todo ello, además, siendo conscientes de que, para el logro de estos objetivos, no basta con el ejercicio, por parte de la autoridad municipal, de la potestad sancionadora, que en ocasiones también es necesario, sino que es preciso, también, que el Ayuntamiento lleve a cabo las correspondientes actividades de fomento y de prestación social necesarias para promover los valores de convivencia y el civismo en la ciudad y para atender convenientemente a las personas que lo puedan necesitar. 

Cabe destacar, por último, que la Policía Local y la Asesoría Jurídica de la Policía Local han realizado un excelente trabajo para que la Ordenanza sea la mejor norma municipal posible, para que El Puerto y los portuenses puedan contar con una serie de medidas que fomenten y garanticen la convivencia ciudadana en el espacio público.

 

COMENTARIOS