El tiempo en: Andalucía
Viernes 15/01/2021

El Puerto

'La maldición de la chusma'

La única pena que tengo es que este año, tras la venida de los Reyes Magos, no se celebrará el COAC y no paliará los síntomas del síndrome de abstinencia

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Gran Teatro Falla durante el COAC.

Por fin terminaron las fiestas navideñas y con ellas esos días de excesos y compromisos. Sus Majestades Reales Los Reyes Magos de Oriente habrán dejado sus presentes a todos los católicos que con ilusión les piden sus deseos cada año. Supongo que lo electrónico y tecnológico se habrá mantenido como regalo estrella y más aún teniendo en cuenta lo necesario de muchos de estos aparatos dadas las medidas de restricción que nos han impuesto.

La única pena que tengo es que este año, tras la venida de los Reyes Magos, no se celebrará el COAC gaditano y no paliará los síntomas del síndrome de abstinencia que los enfermos de Carnaval ya empezamos a padecer. Les vendrá bien a muchos autores que necesitaban un respiro forzado para recuperar fuerzas , pero esperemos que no disfruten demasiado del parón y que no “se acoplen” en el lado contemplativo de la fiesta. Queremos verlos volver en en 2022.

Por mi parte y la de mi amigo de la infancia Jesús Moresco, no hemos resistido a la tentación de mantener la tradición navideña de regalarnos carnaval y tirar de históricos para completar nuestras respectivas colecciones.  

Terminar las navidades, recoger la decoración navideña y plantarse delante del televisor o asistir al Gran Teatro Falla a ver y oír rugir a un gallinero entregado que grita y vitorea  a una Comparsa, es un momento ancestral de liberación y de gaditanismo extremo que si se conjuga con cierta exquisitez o criterio, nos convierte en una  “chusma selecta” de calidad.

Durante 2021, echaremos de menos “el pellizco” , “el pelotazo”,  “el cajonazo", y como no “el pellejazo” o “mojonaso” de alguna agrupación que por su mala calidad, nos hace disfrutar tanto como un primer premio por aquello de “el ratito que hemos echao y la pechá de reír que nos hemos pegao”.

Así que estos días y durante lo que resta de mes, echaremos de menos a las grandes voces y a los gloriosos autores que año tras año nos arañan el corazón con su talento. A quien no echaremos de menos el al jurado del COAC. No tendremos Falla pero al menos tampoco tendremos fallo.

COMENTARIOS