El tiempo en: Andalucía
Viernes 22/01/2021

El Puerto

Manifiesto contra la Violencia de género de las Mujeres Vecinales

Mirar de frente, sin miedos, y plantándole cara a estos indeseables, cuando presenciemos una escena humillante hacia una mujer

Publicado: 25/11/2020 ·
20:29
· Actualizado: 25/11/2020 · 20:43
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • No a la violencia machista.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

Un día en el que queremos reivindicar, más que nunca, que el tejido asociativo de mujeres formamos una red y somos un soporte para esta sociedad. 

Queremos alzar la voz y decir a las mujeres que estamos aquí, somos tus vecinas. Sabemos y podemos imaginarnos que el confinamiento ha hecho insoportable la convivencia cuando la violencia se encuentra en casa, donde hay mujeres que se ven sometidas, ninguneadas, despreciadas, golpeadas, violadas, humilladas, acosadas, intimidadas, que la conciliación se ha vuelto una utopía, que el poquito espacio de tiempo que se reservaban para ellas ha desaparecido y que puede que se sientan sola y con la autoestima baja, con un miedo paralizante cuando estando en su propia casa oyen la llave en la cerradura indicando que ya ha llegado su maltratador.

Mujeres que guardan silencio y la principal razón es el miedo, pues el maltrato habitual que sufren les causa graves daños psicológicos, tantos que no se atreven a denunciar por miedo a sufrir represalias, a perder a sus hijos, a no ser creídas, por vergüenza y lamentablemente también por un sentimiento de desconfianza en las instituciones.

Esta es la realidad que viven estas mujeres y sus hijos e hijas, pero no están solas, no podemos dejarlas solas, seguimos luchando por todas las mujeres, para erradicar la violencia de género de sus vidas y de nuestra sociedad. 

Desgraciadamente, todavía hoy los hay que niegan la violencia machista, pero las cifras son dramáticas: miles de mujeres asesinadas en nuestro país indican un pertinaz goteo que no cesa y son demasiadas vidas de mujeres cercenadas y que no verán crecer a sus hijos.

El soporte de la familia es imprescindible para salir de ese infierno, pero cuando no lo hay, tenemos la obligación moral de tomar conciencia que la violencia contra las mujeres es un problema estructural, algo a lo que debemos poner freno, mirar de frente, sin miedos, y plantándole cara a estos indeseables, cuando presenciemos una escena humillante hacia una mujer.

¡Acabemos con la violencia de género!

COMENTARIOS