Actualizado: 17:44 CET
Viernes, 10/04/2020

La tribuna de El Puerto

La insoliradidad de algunos, vergüenza de todos

Publicado: 20/03/2020 ·
09:36
Actualizado: 20/03/2020 · 09:37

España saldrá arruinada económicamente de este asunto pero también fortalecida como país a niveles psicológicos y de valores

Francisco Aurelio Dávila Rosso

Algunos pensarán aún que lo que han hecho es lo que debían hacer, que pueden tener la conciencia muy tranquila pero esa no es la realidad. Números madrileños y habitantes de otras comunidades autónomas de nuestro país, han tenido a bien lanzarse a las carreteras en estos días camino de nuestras ciudades gaditanas.

El Puerto de Santa María, recibía a regañadientes a aquellos que , aprovechando la incapacidad de claridad del presidente del Gobierno y su ineptitud a la hora de tomar decisiones y comunicarlas, han querido alejarse de sus residencias habituales y han preferido trasladar sus confinamientos a sus residencias de verano, sin importarles en ningún caso poder ser ellos los que expandan el virus por estas zonas que parecían estar algo alejadas del gran foco de contagios.

No ha sido una buena idea al igual que no lo ha sido, por parte del Gobierno marroquí expulsar a los pocos turistas españoles que quedaban en su país, de la forma en la que lo han hecho. Está claro que estos años veinte al igual que en otros siglos, traerá miseria económica en forma de gran crisis y una gran pandemia que por desgracia, no ha hecho más que empezar. La situación que estamos todos viviendo debería enseñarnos mucho acerca de cómo son los países y cómo somos nosotros mismos.

Mientras médicos, policías, militares, farmacéuticos, cajeras de supermercados, enfermeros, dependientes de estancos etc., se juegan la vida, otros deciden hacer caso omiso a las órdenes del Gobierno y se ponen en riesgo a sí mismo y a los demás, sin justificación alguna, solo por simple egoísmo y temeridad.  

Creo que hablo en nombre de todos los ciudadanos decentes cuando suplico y deseo que se apliquen las mayores sanciones posibles a aquellos que han tenido a bien creerse superiores a los demás y que continúan sin cumplir la orden de quedarse en casa, salvo por motivos de causa mayor, como comprar ropa y medicamentos o ir al médico.


España saldrá arruinada económicamente de este asunto pero también fortalecida como país a niveles psicológicos y de valores. Pese a todo ello, nunca olvidaremos los portuenses, cuando un grupo de madrileños, deshonrando a aquellos de su misma comunidad que sí siguieron las directrices de no salir de Madrid, vinieron a sus residencias de verano poniendo en peligro a nuestros mayores y a nuestras personas en riesgo de sufrir fatalmente los estragos del Coronavirus.

Si fuese por mí, ordenaría en el futuro investigar quienes se trasladaron y salieron de sus comunidades autónomas sin justificación durante la pandemia y haría caer sobre ellos todo el peso de la ley. No se juega con nuestra salud.

En cuanto a Marruecos y demás, quizás esta pandemia nos haga al fin plantearnos el absurdo de nuestras políticas nacionales en cuanto a la apertura de fronteras y en cuanto a la solidaridad entre países.

Quizás este es el momento de mirar al fin por nosotros mismos y por aquellos que nos ayudan y apoyan y dejar de librar batallas morales en favor de causas que benefician a países que, a la primera de cambio, nos dan la espalda.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Autor en Andalucia Información

Viva El Puerto

La redacción de Viva El Puerto analiza el panorama social y político de la ciudad para que estés al tanto de todo

La tribuna de El Puerto

Una ventana de opinión abierta a la actualidad portuense. El análisis más acertado de lo que ocurre en la ciudad

VISITAR BLOG
Publicado: 20/03/2020 ·
09:36
Actualizado: 20/03/2020 · 09:37
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Germán Beardo apela a la “unidad y fortaleza” para superar la crisis
chevron_right
"Los empresarios, ejemplo de buen hacer y responsabilidad solidaria"