Actualizado: 21:51 CET
Jueves, 12/12/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

La tribuna de El Puerto

La teoría del giroscopio

La Edad Media nos trajo la burguesía, el siglo XXI nos ha traído la consolidación de otra: la progresía


Alejandro Merello

Permítanme que hoy les hable de mi amigo Pepe. Más concretamente de su teoría: “la teoría del giroscopio”, como él la ha denominado. No sé si conocerán el artilugio al que aludo. Verán, el giroscopio es un dispositivo mecánico que sirve para medir, mantener o cambiar la orientación espacial de un determinado cuerpo.

Según el “efecto giroscopio”, si conferimos una presión o desplazamos al cuerpo objeto del estudio, mediante cualquier fuerza, desplazamos a su vez el eje de simetría sobre el cual gira… ¡Espero no tener ningún físico entre mis pocos lectores! No se crean, soy consciente de mis limitaciones en la materia.

Pues bien, según la teoría de mi buen amigo Pepe, el eje que divide al arco político español ha sido desplazado hacia la izquierda. De tal modo que el centro político en España ha quedado, a su vez, desplazado hacia el mismo lado.

Puede que la teoría de mi amigo Pepe no sea del todo acertada, ¿o puede que sí? Tal vez su teoría explique el descalabro en estas pasadas elecciones de Ciudadanos. O más bien, de su auge. Convendrán conmigo que Ciudadanos reclamó en su día el espacio desplazado del antiguo centro político. Ese era su argumento de venta, y se lo compraron.

Fue tal su auge que aspiró a liderar la oposición, pero a su vez, desplazó su centro a una posición más escorada. Fruto de ello, dejó huérfano al centro político natural. De ahí su caída. Según la teoría de mi amigo Pepe, la tendencia de lo políticamente correcto, del buenismo, ha potenciado el extremo izquierdo del giroscopio político.


De tal modo que el eje de giro se desplaza, colocando al centro en una posición antinatural, más a la izquierda. Y ha sido la nueva política la que nos ha traído ese giro, basándose en el mal que la representa: la demagogia.

Con nuevos sones, nos traen viejas políticas, ya testadas y con resultados desastrosos. Si la Edad Media nos trajo el nacimiento de una nueva clase, la burguesía, el siglo XXI nos ha traído la consolidación de otra: la progresía.

Y no, no busquen la compensación del eje de simetría que provoque la vuelta al eje natural del arco político español, que esa compensación tiene nombre, se llama VOX.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Adelante denuncia la complacencia del PP al discurso machista de Vox
chevron_right
Todo en un mes, del infierno a la gloria