Actualizado: 18:45 CET
Martes, 10/12/2019

San Fernando

A Alemania a curarse porque en España le decían que "estaba perfecta"

María Luisa Moreno tuvo que llevarse a su hija al país bávaro aquejada del síndrome del 'cascanueces' y, una vez allí, le tuvieron que quitar la vena renal.

  • En el hospital alemán.

La isleña María Luisa Moreno Aragónes tiene una hija de 21 años, Cristina, a la que hace poco más de un mes tuvo que trasladar a Alemania para someterla a una operación, puesto que aquí en España no había ningún médico, según ella, que pudiese hacerse cargo de dicha intervención quirúrgica.

A Cristina la diagnosticaron hace dos años el denominado síndrome del cascanueces, que es causado por la compresión de la vena renal izquierda entre la aorta y la arteria mesentérica superior es una causa no glomerular de sangrado renal y varicocele izquierdos.

Su madre asegura que con los aparatos de diagnóstico que hay en España y la “poca información” sobre dicho síndrome que existe entre los médicos no daban con la tecla de lo que padecía Cristina.

Por todo ello, el mes de marzo no lo dudó y se desplazaron hasta Alemania, donde le detectaron hasta tres síndromes más. María Luisa asegura que “tenemos mucha impotencia por todo lo que ha pasado, porque si no me hubiera llevado a mi hija Alemania no sé lo que hubiera pasado ya que aquí estaba todo perfecto y allí le han tenido que quitar la vena renal que estaba destrozada por culpa de un stent que le pusieron en Cádiz el año pasado”.

Añade que “aparte de esto le han tenido que hacer un autotransplante de vena, ponerle dos bypass y quitarle dos trombosis que llevaba. Ella gracias a Dios ha salido bien de la operación después de dos intervenciones que tuvieron que hacerle por una hemorragia que le vino, aunque anímicamente está regular ya que nos hemos llevado 30 días en Alemania”. Y es que ingresó en el hospital alemán el 23 de mayo, le intervinieron quirúrgicamente el 27 y fue dada de alta el pasado 21 de junio.

María Luisa Moreno ha querido a sacar a la luz pública el caso señalando que “nuestra impotencia es que no haya ningún médico que puedan ayudar a estas criaturas porque hay cerca de cien personas en España que lo padecen. Para nosotros ha sido muy fuerte haber tenido que irnos un mes fuera de España para buscar una solución a nuestro problema. Solo decir que no solo se sale de España para buscar trabajo también se sale para buscar salud”.


COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Afanas abre otro año su comedor social para los menores
chevron_right
El Racing Portuense reivindica el Cuvillo con el Trofeo