Actualizado: 14:02 CET
Lunes, 17/06/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

La tribuna de El Puerto

Si no existiera, habría que inventarlo

Que Zapatero se agarre los machos porque cuando Vox muerde, no suelta la presa. Tiene casta

Leocadia Benavente

Me decía el otro día con preocupación un votante de Vox, que tras las elecciones municipales al partido le quedaba una travesía del desierto que pasar. La política es pendular y los apoyos van y vienen. Aunque la persona que me hizo la reflexión es inteligente y tiene perspectiva, yo le contesté que si Vox no existiera habría que inventarlo, que si Vox fracasaba como organización, aparecería otra con iguales principios que viniera a liderar ese espacio político que otros por cobardía abandonaron.

Vox, como partido ya ha prestado un servicio a España tan fundamental como que es la acusación no pública que ha liderado el Juicio contra los que han intentado destruir la unidad de España.

Como dice la canción, “que lo sepa todo el mundo”. Sabemos que un fiscal fue destituido por no plegarse a las exigencias del Gobierno de suavizar las peticiones de condena para los que no han hecho más que contravenir la convivencia y arruinar la economía catalana, y de paso, perjudicar a la de los demás.

Gracias también a Vox, otros no van a poder a mirar a otro lado con el desorbitado salario que podrían cobrar los golpistas encarcelados que han accedido al Congreso de los Diputados, ya que tras su escrito a la Mesa del Congreso de que no cobren sueldo ni reciban el material consistente en ordenador, Iphone y maletín de cuero, los letrados del congreso se han mostrado favorables a lo solicitado por Vox.

Ahora, Vox ha puesto su mirada en las actas de la negociación de Zapatero con la banda terrorista ETA, con lo que les ofrecía y con la información que según se ha publicado les pasaba a la banda para que evitaran detenciones en suelo francés. Que Zapatero se agarre los machos porque cuando Vox muerde, no suelta la presa.


Vox, como cualquier partido, pasará por momentos mejores y peores, pero para el escaso tiempo de vida que tiene ya ha demostrado más casta y determinación que otros que llevan toda la vida ejerciendo, y ya ha justificado que tiene un sitio en la política y una misión de defensa de la legalidad y de los valores democráticos. Por eso, si no existiera, habría que inventarlo.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Nuevo tablao flamenco en Puerto Sherry
chevron_right
Vox entra en escena en el tablero político portuense