Actualizado: 12:30 CET
Domingo, 15/12/2019

El Puerto

De la Encina no dimitirá

El alcalde portuense reconoce haber sido "torpe" en sus demandas pero se excusa en no ser un "defraudador". Reconoce que el pacto con IU está roto

  • David de la Encina.

El alcalde de El Puerto, David de la Encina, continuará al frente de la Alcaldía por más que desde la oposición se lo haya pedido en bloque, se rompa el pacto de Gobierno con Izquierda Unida o su credibilidad y su descrédito haya solapado un proyecto, el de la reelección, aún sin comenzar.

La polémica en torno a su solicitud de seguir cobrando sin ir a trabajar en la Fundación Andalucía Emprende ha generado un fuerte cisma en el Gobierno local, que certificó en la tarde de ayer tarde la ruptura del equipo de Gobierno.

El alcalde, tres días después de destaparse la información, ha reconocido que fue “torpe” pero que no ha sido “un defraudador” por ello. Su justificación en el envío del correo electrónico lo argumenta al tener con ello “más flexibilidad” para dedicarse de pleno a la preparación de las pasadas elecciones locales de 2015.

Durante este tiempo en el que la tormenta se ha cebado contra su imagen “he estado en silencio desde el martes, cuando me desayuné con la noticia. Hoy es jueves, ha sido una cuestión de cautela, prudencia y coherencia”, reconocía el alcalde ante los periodistas en uno de los dos actos celebrados en la mañana de ayer en el que estuvo acompañado en todo momento por la presidenta de la Diputación de Cádiz, Irene García.

Al igual que se excusara ante la información aparecida en el rotativo gaditano, ayer nuevamente negó la mala fe. “Puedo ser ingenuo y torpe, pero en ese correo de hace cinco años lo que les planteaba a mis superiores es que iba a dar un paso adelante en mi carrera política, ya que hasta entonces era de concejal y ahora quería ser el representante de una candidatura en una ciudad como El Puerto, lo hice para que constase, por si alguien en Sevilla preguntaba por mi trabajo supiese que estaba en esta candidatura, pero garantizando que iba a cumplir con mi trabajo, el que tenía encomendado desde hace 17 años como profesional de la Fundación Andalucía Emprende. Lo que pedía era flexibilidad horaria, pero garantizando el cumplimiento de mi trabajo”, argumenta.

Reconoce, eso sí, que esta solicitud no se llegó a responder tal y como asegura éste. “Siempre mantuve mi presencia. No pedía, como se ha pretendido, que nadie me llevara el sueldo a casa por ser socialista. El sueldo me lo llevo ganando desde los 24 años. Solo decía que en un momento de mi vida probablemente desbordante garantizaba el cumplimiento de los objetivos encomendados, pero pedía flexibilidad horaria, no que me mandaran el sueldo a casa”, recalca y justifica nuevamente.


Más allá de eso y ante la gravedad de los hechos y por más que las peticiones de dimisión han llegado desde la oposición al ya ex socio de Gobierno, De la Encina espeta que “no me he planteado dimitir. Yo soy honesto, puedo ser torpe e ingenuo, asumo esa torpeza y candidez, pero no he cometido ninguna ilegalidad”, reconoce, aún sabiendo que dicha decisión tendrá consecuencias fatales para la estabilidad del Consistorio ya de por sí frágil y minoritaria. También reconoce la primera autoridad de El Puerto portuense sentirse “dolido” ante la clara intencionalidad política de esta filtración.

“Me considero humilde e ingenuo, pero me duele que haya alguien cuya mayor preocupación sea rebuscar en una bandeja de entrada de hace cinco años para descontextualizar lo que dijo uno y echarselo a la cara dos meses antes de las elecciones para perjudicarle”.

El socialista, según él, se siente respaldado por la cúpula socialista, por más que cada uno de los que han salido ‘salpicado’ en el tórrido correo han declinado ser partícipes de lo pretendido por De la Encina. Este jueves, en el acto celebrado en el Coto de la Isleta, Irene García, presidenta de la Diputación de Cádiz -que reconoció días atrás haberse enterado de todo por la prensa-, mostró abiertamente gestos afectuosos con el edil portuense al que arropó.

De la Encina, que ya daba por acabado el pacto de Gobierno por la mañana al no presentarse los concejales de Izquierda Unida a la reunión de la Junta de Gobierno Local, con la escenificación de ayer tarde por parte de IU, reconoce que va a tener que gobernar la ciudad en estos dos meses hasta la celebración de las elecciones locales con seis concejales. No ha dudado en afirmar, además, sentirse fuerte para la reelección municipal.

En el contexto de la polémica, poco o nada parece variar lo más mínimo respecto a su candidatura como alcaldable socialista. David de la Encina reconoce sentirse con fuerzas “para que esta ciudad, con seis socialistas en el Gobierno, vea que aquí hacía falta un cambio. Vamos a superar las vicisitudes y El Puerto tendrá la transformación definitiva en la que llevamos trabajando en estos cuatro años”, dijo.

Concluyendo, que en cuanto al apoyo que está recibiendo de su propio partido, De la Encina explicaba que el pasado miércoles mantuvo una  reunión con su grupo y con la candidatura, y también con la gente del partido “y me siento con respaldo. No obstante, estoy a su disposición”, afirmó.

Agradeció, además, “el ánimo, cariño y respaldo que he recibido de Manuel Jiménez Barrios e Irene García, que me han estado llamando para apoyarme”, concluyó el alcalde portuense.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Debate sobre la crisis municipal tras el 'caso De la Encina'
chevron_right
CCA presenta sus propuestas a los alcaldables ante las locales de mayo