Actualizado: 14:30 CET
Viernes, 15/11/2019

El Puerto

Barrios sin parques, niños sin ocio

Padres de La Angelita Alta o La Florida reivindican un parque infantil, y otros barrios, que se les devuelvan los juegos

  • La Florida

Aunque los barrios que tradicionalmente han contado con parques infantiles vieron hace años cómo se iban desmantelando poco a poco, porque estos no respondían a la normativa europea al respecto, en principio atendiendo a criterios del material con el que estaban construidos o la distancia de los juegos con la calle, estos barrios siguen reclamando que se les dé una solución. Pero los barrios de nueva o seminueva construcción que no cuentan con opciones para los niños insisten en la misma idea, es decir, en que el equipo de Gobierno tiene que construir parques infantiles en los mismos.


En este caso, La Florida y La Angelita Alta ya han solicitado en reiteradas ocasiones, y siguen insistiendo, en la necesidad de contar con parques infantiles.


Los vecinos de La Florida se han apoyado en el Partido Popular para pedir al equipo de Gobierno un parque infantil para sus hijos. Se trata de una zona en la que hay muchos niños pequeños, e incluso un colegio, por lo que entienden que “es necesario, es vital”, explica C. Gómez.


Estos vecinos entienden que sus hijos no tienen opciones “de bajar al parque. Tenemos que sacar tiempo, y en muchas ocasiones es difícil conciliar, para llevarlos al parque más cercano. En nuestro caso, a El Juncal, pero mi hijo de siete años no puede ir solo. Entonces nos tenemos que conformar con ir el fin de semana, entre semana es difícil que podamos”.


No han sido pocas las veces que han reivindicado un parque infantil en La Florida, y mientras esperan a que este espacio se desarrolle, y puedan exigir un parque “en condiciones en lo que ahora es campo, nos gustaría contar con algunos juegos en nuestra plaza, que no sirve más que para que nos sentemos en un banco a ver a los niños con el patinete y poco más”.


Otro ejemplo de barrio nuevo relativamente sin parque infantil es La Angelita Alta. Sus residentes se sienten abandonados, y aunque en algunos de estos bloques de viviendas cuentan con un espacio de césped o piscina, donde los niños pueden estar y los padres se sienten seguros porque pueden estar vigilados, consideran que estos pequeños tienen que tener la posibilidad de poder bajar al parque, tener juegos donde disfrutar, y un lugar en el que estar con la bicicleta, los patines, el patinete o lo que quieran, explican algunos padres.



El centro de la ciudad es una de las que, de forma histórica, reivindica más espacios para los niños. Los residentes, aún siendo conscientes de la falta de espacio para poder habilitar parques, entienden que hay algunas plazas en las que se podrían instalar juegos para los niños, ya que, si no es el parque Calderón, no hay donde acudir con los niños. Y el desplazarse a otros puntos de la ciudad no es siempre una opción para todos los padres.


En el caso del parque de La Puntilla, que durante unos meses ha estado cerrado al público, ha sido un “problema” para muchas familias que, habitualmente se han acostumbrado a acudir a esta zona, bien por cercanía, porque es del gusto de los más pequeños de la casa, por el entorno en el que está enclavado, es decir, la playa, o por otras cuestiones. Lo cierto es que “sé de mucha gente que ha estado fastidiada el tiempo que el parque ha estado cerrado. Porque aquí los niños no solo juegan en el parque, sino que pueden estar con la bici, los patines, el patinete, y podemos estar un buen rato fuera de casa y tranquilos”, explica uno de los afectados.


En Valdelagrana en cambio, tanto residentes como visitantes están indignados, porque hace meses que el Ayuntamiento retiró el castillo central, una atracción en la que jugaban muchos niños de distintas edades, y en cambio ahora solo pueden disfrutar los más pequeños, puesto que los juegos que quedan son los adaptados para ellos. “Los mayores se aburren si no utilizan la pista. En general, venir al parque ahora les parece un aburrimiento”, admite una madre, que pide explicaciones y celeridad al Ayuntamiento.

La Puntilla, un parque muy visitado

Son muchos los padres que han echado de menos el parque infantil del paseo marítimo de La Puntilla, porque son muchos los niños que juegan en el mismo, sobre todo los fines de semana, cuando las familias dan un paseo por la playa. Aún queda una valla en el espacio.

Desperfecto tras desperfecto sin solución

 La plaza de La Florida que se sitúa en la rotonda de Sudamérica está totalmente desvencijada, por el vandalismo y el paso del tiempo. Hay losas sueltas, bancos desarmados, pintadas, suciedad, no hay árboles, sí hierbajos, parterres destrozados, etc.

Pocos recursos para el parque de Valdelagrana

 El parque de La Paz, en Valdelagrana, cada vez cuenta con menos juegos infantiles y recursos para los niños. La eliminación del castillo, un recurso que se encontraba en la parque media del parque, ha hecho que muchos padres no acudan.

Muchos barrios sin opciones para los niños

Son pocos los barrios que cuentan con un parque infantil. Entre las barriadas afortunadas se puede nombrar El Tejar, con la plaza Pepe Jerez, pero del resto, pocas cuentan con parque. Y los grandes parques existentes son pocos y están muy repartidos.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
El Puerto recibe un apoyo multitudinario en Fitur
chevron_right
El CEIP La Florida reclama atención por las orugas