Actualizado: 16:00 CET
Sábado, 19/10/2019

El Puerto

El entorno del centro cívico, con inseguridad

Los vecinos llevan padeciendo esta situación hace años, y lamentan que el equipo de Gobierno no se implica en dar una solución

  • La inseguridad crece por las farolas sin luminarias

No es la primera vez que el entorno del centro cívico Augusto Tolón plantea la inseguridad que padece la zona desde que el equipo de Gobierno desmantelara la subjefatura de la Policía Local en esta infraestructura, lo que supone que, una vez cae la noche o este centro se queda sin actividad, se convierte en el cobijo o escondite de quien no tiene buenas intenciones o atenta contra la seguridad de los vecinos, especialmente de las viviendas más cercanas. Una cuestión que ya plantearon los vecinos, arropados por la propia Flave, hace unos tres años, cuando la inseguridad se convirtió en la principal compañera de estos vecinos y el entorno del centro cívico.

Una demanda que continúa en la actualidad, porque “sigue habiendo trapicheo, no hay muchas patrullas de la Policía, ni Local ni Nacional, por la zona, y no se controla que el centro cívico no se convierta en el escondite de chavales que no tienen respeto alguno por los que vivimos aquí”. Lo peor, lamentan los vecinos, que no quieren mostrar su identidad por temor a las represalias, “es que en verano” este problema “se agrava, porque hay muchos más chavales por la calle, y que vienen al centro cívico buscando la oscuridad y la falta de actividad”.

Un problema que lamentan por igual en verano, cuando los jóvenes entran y salen con mayor asiduidad, además atraídos por el buen tiempo, y en invierno, que oscurece pronto y, cuando salen de estudiar o de los cursos que se realizan, se quedan en la zona. En definitiva, se trata de una problemática que “va en aumento, o se estanca, según las temporadas, pero que no se soluciona, y mucho menos si no hay presencia policial en la zona”, todo lo contrario a cuando contaban con la subjefatura de la Policía Local en el interior del centro cívico. “Que hubiera un Policía aquí todo el día imponía más respeto a los chavales y a los no tan chavales que se dedican al trapicheo”, lamentan los vecinos afectados.

En contraposición, los vecinos consideran que el centro cívico “dio vida a esta zona, y pensamos que sería positivo que hubiera gente, cursos, gente estudiando, pero parece que lo bueno que nos ha podido traer se ha perdido por culpa de la falta de sensibilidad de los políticos, que solo miran por ellos. Que la Policía nos acompañe es algo muy bueno, pero no se quieren dar cuenta, y por eso nos va como nos va”.

Lo peor de esta situación es que hay vecinos que se están planteando vender sus viviendas, y hay algunos que han conseguido mudarse. Por otro lado, algunas familias residentes en los pisos nuevos cercanos al centro cívico consideran que se trata de “una zona en expansión, con una guardería, una escuela de idiomas, un taller de coches, etc, que entendemos que puede ir creciendo poc

o a poco, pero en cambio lo que se vive alrededor del centro cívico al caer la noche no nos ayuda”, explican. Por otro lado, los propios residentes de la zona confían en que la nueva promoción de viviendas que está previsto se construya en la avenida de la Diputación, justo en el solar que se encuentra en la parte delantera del centro cívico, traiga mayor seguridad a la zona. “Ya que la seguridad no nos la da el Ayuntamiento, que es quien se tiene que encargar de esto, por lo menos que si crece el número de vecinos, los que merodean por aquí se achanten”, confirman.


Otra cuestión que los vecinos considera que el alcalde, David de la Encina, tendría que tener en cuenta, es la limpieza y el desbroce de las parcelas aledañas, porque entienden que el centro cívico está rodeado de distintos solares que requieren la constante actuación municipal. Así, con los operarios de los planes de empleo se ha desbrozado el camino posterior a esta infraestructura, pero “no precisamente pronto, porque en mayo hacía mucha calor y no se había hecho aún”, pero no las dos parcelas cercanas, y que están muy pegadas a las viviendas de los vecinos, y que temen que se incendien y ocurra algún incidente. 

Los huertos, una opción muy demandada

El Ayuntamiento colocó y repartió el espacio dedicado a los huertos a entidades y ciudadanos interesados en tratarlos y cuidarlos. A pesar de todo, parece que estos meses de verano están algo abandonados, aunque son muy demandados. 

Demandan la eliminación de matorrales

Los vecinos llevan años demandando que el equipo de Gobierno se haga cargo de la eliminación de matorrales secos en las dos parcelas aledañas al centro cívico, que están muy pegadas a las viviendas y que suponen un peligro para los residentes en caso de incendio. 

Piden el repintado de la señalización horizontal

 Los vecinos, pero sobre todo, los usuarios del centro cívico, piden al equipo de Gobierno que se haga un repintado de la señalización horizontal, haciendo especial hincapié en los pasos de peatones, para añadir seguridad a esta zona. 

El aparcamiento, el atractivo del centro cívico

El aparcamiento es uno de los atractivos más señalados por los usuarios, pues es un aliciente acudir a un curso, a hacer gestiones o estudiar, a este centro, pues “es muy fácil poder dejar el coche, lo que no ocurre en el centro con la biblioteca municipal”, explica A. P. 

 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Raúl Capdevila se afilia a Ciudadanos
chevron_right
La ausencia de megafonía alenta ante las picaduras de medusas