Actualizado: 11:41 CET
Lunes, 28/05/2018

El Puerto

Pozos Dulces, la historia interminable

ciudad Mientras las obras del aparcamiento se mantienen paradas, al Casino se le pide más de un millón de euros por la licencia de apertura

  • Pozos Dulces

Pocas zonas de El Puerto tienen el dudoso honor de centralizar en pocos metros la diatriba con la que se mueve la paralización administrativa en el discurrir normal del Área de Urbanismo. Sus particulares tiempos y los encorsetamientos en los que parecen instalarse esta concejalía, retrata perfectamente y frena el normal funcionamiento de una de las que a priori debieran marcar la línea a seguir como motor económico y funcional de la ciudad portuense.

De acera acera, Pozos Dulces se ha convertido en la viva imagen de la desazón y de la incomprensión más absoluta, y que en una ubicación más que preferencial y destacada al estar en una de las entradas a la población, no sirve sino para uniformar un mal que se extiende a todo el núcleo portuense. 

De derecha a izquierda y a escasos metros, la situación sirve a modo de ejemplo de las situaciones que se vienen dando.

Por más que pasen las semanas, las obras del aparcamiento subterráneo continúan paralizadas y alargan más si cabe un atraso de varios meses tras el inicio obligado -bajo demanda judicial-, en un parking que suma un nuevo capítulo dantesco en su transcurrir desde su problemático proyecto inicial.

Lo que debiera haber sido una infraestructura más para haber dado una solución al tema de los aparcamientos, la dilación en el tiempo, la imagen de unas eternas obras se instalan otro año más.  Y lo que es peor, sin visos de que haya novedades a corto plazo.

Los catorce meses prometidos en los que las obras estarían acabadas, el tiempo no se cumplirá por más que se pretenda, a tenor de los inconvenientes y problemas que se está encontrando y los obstáculos que se han acumulado desde su proyecto primitivo.

Es por ello que se prolongará más allá del verano de 2018, fecha que se tenía en principio como tiempo establecido en su acabado. La licencia para la instalación de los servicios de los suministros y desvío de canalizaciones, una vez obtenida ésta, continúa sin que las obras avancen algo más desde que comenzase el pasado mes de noviembre.

Licencia millonaria
Eso en cuanto al parking subterráneo, en la acera de enfrente, el Casino Bahía de Cádiz, en su traslado y nueva ubicación, tras haber permanecido en la ciudad desde 1.979 durante 38 años, ha obtenido un golpe de realidad al saber que Urbanismo le reclama 1,3 millones de euros en concepto de licencia de apertura.

Con la ubicación actual en la Sierra de San Cristóbal y después de que la nueva legislación permitiera asentarse en suelo urbano, el grupo Comar, y tal y como ha adelantado la Cadena Ser, entendió que la cuantía se trataba de un error, trasladándole al Consistorio la reclamación para el posterior cambio.

La tasa de licencia de apertura no tiene un fin recaudatorio, sino de costear la inversión que tiene que hacer el Ayuntamiento para facilitar que un negocio abra, según el propio alcalde, el que tacha de “desorbitada” la cuantía de ésta.

COMENTARIOS

Andaluca InformacinAndaluca Informacin