Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 25/06/2022  

El Puerto

La oficina de empleo de Merced refuerza su seguridad 15 días

Un episodio violento de un usuario contra un funcionario del SEPE obliga a contratar a un vigilante privado. Pese a que el ambiente ha mejorado sus servicios no serán indefinidos, lo que ha generado malestar en el personal

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Oficina del SAE de Merced

Desde hace dos semanas un vigilante privado  presta sus servicios en las dependencias del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) de la oficina de desempleo de la calle Merced para velar por la seguridad del personal y evitar que se produzcan episodios desagradables como el que ocurrió a comienzos de diciembre. La Policía Nacional tuvo que  intervenir  tras recibir un aviso por  la violenta actitud con la que un usuario se estaba dirigiendo a un trabajador de este departamento, que llegó a insultar y amenazar al funcionario mostrando un comportamiento bastante agresivo que movilizó a una radiopatrulla hasta la zona.


Aunque al final la sangre no llegó al río, sí se produjeron momentos de tensión importantes debido a la conducta de este ciudadano, y apenas 24 horas después este área, que dependen de la Administración del Estado, recurrieron a los servicios de un vigilante de seguridad. El problema es que su función tiene fecha de caducidad, ya que finalmente no se prolongará más de 15 días dado que hoy jueves es el último día de trabajo de este guardia jurado. Una medida que, según ha podido saber este periódico, no ha gustado nada en el seno de los empleados, que en apenas 15 días habían notado que la figura de este profesional estaba disuadiendo los  capítulos de conflictividad, dado que se pensaban que se quedaría de forma indefinida en la oficina.
Estos incidentes no son aislados a estas dependencias de Jerez ni mucho menos. Con la crisis económica y la desesperación de las personas que agotan el paro y todos los subsidios crece también la tensión y el nerviosismo cuando le comunican que la prestación con la que contaban le ha sido denegada. Una frustración que al final acaban pagando con los funcionarios, a los que en el peor de los casos llegan a amenazar verbalmente y a agredir.


Mientras se producen estas situaciones, tanto el personal del SEPE, como el Servicio Andaluz de Empleo (SAE), con los que comparten sede, han iniciado una campaña de recogida de firmas  entre los usuarios para promover un traslado a otras dependencias más adaptadas. 

Reclaman una nueva sede
En el breve escrito, los trabajadores denuncian el “pésimo” estado de las dependencias en las que trabajan a diario “hacinados”, además de los problemas  de accesibilidad que acusa el local en el que prestan sus servicios, al entender que va en detrimento de su labor y del trato que reciben los ciudadanos a los que les corresponde estas oficinas para cobrar sus prestaciones cada mes.
No hay que olvidar que  esta ansiada mudanza es una reivindicación histórica de los sindicatos, que en los últimos años han sido testigos de varios intentos por parte de la Junta que no han terminado de cuajar.


El último se produjo el pasado verano cuando el Boletín Oficinal de la Junta de Andalucía (BOJA) llegaba a publicar un concurso de traslado al que sólo se presentó una oferta de un local por Palos Blancos, en la zona de Hipercor, que aún sigue en estudio.

TE RECOMENDAMOS