Actualizado: 12:53 CET
Miercoles, 27/05/2020

El Puerto

Lo que yo te diga... del José del Cuvillo

En 3, 2, 1. ¿Cuánto tiempo tardará el José del Cuvillo en entrar en el farragoso terreno político? Denle tiempo. En breve. Lo que le faltaba ya a éste. Para dos años después de su cierre, el Cuvillo es la viva imagen de la sin razón llevada a la máxima. Todos entienden que no hay ni una sola por la

  • Lamentable.

Luis Miguel Morales | En 3, 2, 1. ¿Cuánto tiempo tardará el José del Cuvillo en entrar en el farragoso terreno político? Denle tiempo. En breve. Lo que le faltaba ya a éste. Para dos años después de su cierre, el Cuvillo es la viva imagen de la sin razón llevada a la máxima.

Todos entienden que no hay ni una sola por la que éste deba continuar dos años ya cerrado. Así sigue.

¿Alguien ha ido a por las llaves al Juzgado de lo Mercantil de Cádiz? Está en Cortadura, para más señas. Que se ha permitido que se mangonee, se utilice y se especule. Los terrenos del Cuvillo, la joya de la corona, ha sido, sin quererlo, en el causante del caudal de desgracias que se ha llevado a más de uno por delante, incluso con visita a los Juzgados y al Racing, a mi Racing.

No debiera extrañar a nadie hasta dónde ha llegado después de los derroteros por los que ha ido sorteando en los últimos años. La especulación lo ha permitido, los políticos también.

Todos lo han permitido. La dejadez ha mostrado hasta dónde se puede llegar. En eso El Puerto, en esto sí, gana por mayoría a todos. Así le va.

La realidad, la triste y real, es que el José del Cuvillo es un grano y un problema más que una solución a corto y medio plazo. Acondicionarlo y volver a ponerlo en uso es hoy por hoy un desembolso que ni se está dispuesto a gastar ni creo haya dinero suficiente como para emplearlo.  El Cuvillo es la punta del iceberg. Nada más.


En el deporte en El Puerto nunca se creyó, nunca fue una prioridad para ningún Gobierno. Para ninguno. Miren, observen, valoren las partidas presupuestarias. La respuesta es obvia. Las instalaciones portuenses también hablan por sí solas. Comparen las que gozan las poblaciones del entorno. ¿Demagogo? No creo.

Impotencia y rabia toda la del mundo por como seguimos perdiendo y perdiendo sin que se ponga freno. Que me hablen, ahora, de querer dar viabilidad a unas instalaciones en las que se ha pasado olímpicamente durante décadas de ellas, cuando, y a pesar de que se reclamaban dada su precariedad, hay otras que aún no se han inaugurado (el Pabellón de la Angelita Alta lleva más de siete años terminado y sin acondicionar) o se han eternizado hasta decir basta.

Las de El Juncal “solo” tardaron cinco años. Ineptitud y desvergüenza. La Ciudad Deportiva, que contaba con la homologación para la disputa de eventos internacionales atléticos, hace años que la perdió. Cómo esa cualquier pueblo de la sierra tiene dos.

 El Cuvillo es el martillo pilón de la resaca y la tarjeta de visita en primera línea de entrada de la ciudad.
El Cuvillo fue, ha sido y será la llave para el desarrollo de la zona y el pilar basculante para la construcción del puente. Juguen, sigan jugando.

Quique Pedregal | Luismi, en esta ocasión, y tratándose del tema en que se trata, va a ser lo que tú me digas. En este asunto que llevas estudiando muchos años y en el que eres un auténtico experto, yo no puedo más que ponerme a tus pies y firmar todo lo que tú hayas dicho en Ondaluz TV o escrito en Viva El Puerto.

Eso sí, hay algunas preguntas que me surgen como portuense de a pie. Recuerdo un programa de televisión en el que aparecían edificios perfectamente construidos y acabados y que estaban desocupados e inutilizados.

No soy capaz de comprender cómo un edificio público, con un coste y sobrecoste espectaculares, esté vacío, sin actividad, con la excusa de no sé qué vericuetos legales del político de turno… o no es valiente, o no es capaz de solucionarlo, o se deja llevar por la desidia.

En el caso del estadio de fútbol del Racing Club Portuense, en manos de la justicia, me cuesta entender que no pueda ser abierto para uso y disfrute de tantísimos niños y jóvenes que quieren jugar al fútbol.

Los clubes deportivos de la ciudad no hacen más que denunciar tantísima falta de espacio para practicar deporte.

¿De verdad de verdad de verdad que no hay ningún resquicio legal, esta vez en positivo, para permitir abrir las puertas del campo de fútbol? A mí me parece que es la justicia precisamente la que debe tomar cartas en el asunto, en vista de que nuestros políticos no son capaces de arreglar este asunto.

Mientras tanto, la pelota va de un lado a otro del campo, nadie quiere quedarse con ella en los pies, pero nadie quiere soltarla por aquello del rédito electoral…. como te decía al principio: lo que tú me digas.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El Monkey Week celebra 200 actuaciones en directo
chevron_right
El ‘marrón’ de los aparcamientos