Actualizado: 13:43 CET
Miercoles, 12/12/2018

El Puerto

Custodia compartida, sí, pero con tirón de orejas por las pintadas

Indican que las leyes actuales invitan a “una práctica jurídica arcaica” y que condena a las mujeres a un papel que está cambiando

  • Los representantes de la custodia compartida intervienen en el Pleno.

La moción presentada en principio por Izquierda Unida (y que suscriben todos los grupos políticos) en favor de instar a las Cortes Generales a abordar modificaciones legales en el Código Civil de manera que figure la guardia y custodia compartida como un derecho del menor en caso de divorcio, separación o situaciones similares en el caso de una pareja, obtuvo el voto a favor unánime de la Corporación, pero el tirón de orejas que comenzó mostrando la portavoz de IP, Silvia Gómez, a los representantes de este movimiento en favor de la custodia compartida y afectados, por las pintadas que han realizado en toda la ciudad, se hizo casi generalizado.

El representante de los afectados confirma que, actualmente, se vulneran los derechos de los menores, porque tienen derecho al contacto con sus progenitores de igual manera. Y las leyes actuales provocan “una práctica jurídica arcaica que condena a la mujer además a cuidar de la prole y al varón le provoca la ruptura del contacto”. Asegura que más de 400 municipios en toda España ya han optado por instar al Gobierno central a dicho cambio, siendo, tras el debate, el Ayuntamiento portuense otro a sumar a esta lista. Y es que, consideran que “los modelos de familia cambian a lo que eran hace 40 años. No podemos condenar a los niños de hoy por lo que hicieron nuestros abuelos o bisabuelos”, explican. Como bien indican, “es una situación que hay que cambiar sí o sí”, porque además la familia paterna siempre sale castigada.

La portavoz del grupo proponente, Pepa Conde (IU), apunta la necesidad “de cambiar leyes que son arcaicas. Es hora de reconocer que debe haber esa igualdad que tanto solicitamos. Cuando la sociedad detecta que las leyes no les representan, son los que salen a la calle a defender que se cambien”, y eso es lo que ha ocurrido, pues dicho movimiento que puja por la custodia compartida presentó hace unas semanas una moción tipo, como se hace en otros ayuntamientos, por la custodia compartida.

Silvia Gómez considera que “es un problema de la sociedad, que durante muchos años ha entendido que la mujer era la que tenía la carga familiar”. Con todo, insiste en que lo positivo sería no tener que ajustarse a leyes porque los progenitores entiendan que el niño debe disfrutar de ambos, y de sus familias. Pero igualmente fue la primera en dar ese tirón de orejas por las pintadas, “no estamos de acuerdo porque estáis dando mal ejemplo a vuestros hijos”, por ello los insta a “hacer desaparecer las pintadas”.

El portavoz del PA, Antonio Jesús Ruiz, igualmente reprende a este colectivo porque “no es el modo de protestar”, de ahí que indicara que los esfuerzos por poner en marcha la ordenanza de convivencia van en pos de hacer desaparecer imágenes de pintadas, entre otras, de la ciudad. Pero con todo destaca que “deben primar los intereses de los niños”, de ahí que obtengan su apoyo.

Patricia Ybarra, portavoz del PP, destaca que “todos estamos de acuerdo con esta petición”, indicando que “conocemos que hay conversaciones con el Gobierno central y es de justicia. Entiendo que busquéis el apoyo de la ciudadanía, pero la habéis maltratado con las pintadas, por ello espero que compréis la misma cantidad de pintura para hacerlas desaparecer”.
El apoyo mostrado por la Corporación municipal se une a cada grano de arena que las distintas asociaciones en defensa de la custodia compartida está generando en cada rincón de España, siendo un movimiento que está tomando fuerza y que no tiene intención de parar hasta que no se consiga el objetivo final.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Andaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El capitán del Racing tendrá que decir adiós
chevron_right
PP y PA piden la reprogramación de la A-491 y el centro de salud