HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:42 CET
Jueves, 20/09/2018

El pobrecito hablador

Hasta el fondo

Ya que nos hemos puesto a aplicar el 155, hagámoslo como Dios manda. Oigamos esas voces que piden su aplicación en Castilla La Mancha, en Navarra, en Pais Vasco

Siempre he sido de la opinión de que es mejor pasarse que quedarse cortos, pedir perdón a pedir permiso, y ser piloto antes que pasajero. No me pasa como a este Gobierno, que lanza la piedra escondiendo la mano, dejando sus actos en manos de magistrados, fiscales y jueces, miedoso a la hora de tomar decisiones, prefiriendo siempre ganar un pleito a perder un voto.
Visto como está el patio, y ya que nos ha pillado a todos con ganas de reforma y de ir a no sé bien donde a partir bocas por la defensa de la integridad de España, creo que no es momento de medias tintas, sino de tintas completas.

Ya que nos hemos puesto a aplicar el 155, hagámoslo como Dios manda. Oigamos esas voces que piden su aplicación en Castilla La Mancha, en Navarra, en Pais Vasco. Y, de paso, demos una ración de constitucionalidad en cada comunidad autónoma, ayuntamiento, diputación, comunidad de propietarios o club fllatélico que no esté gobernado por la mano firme del PP. Que luego pasa lo que pasa, que se adoctrina a las masas aborregadas y donde antes había tranquilidad aparecen independentistas hasta debajo de las piedras.

¿Qué tontería es esa de pedir urnas? Que se empieza por la elección de delegado de clase y se acaba pidiendo la república en menos de lo que tarda Casado en meter la pata. Se ha de acabar esa costumbre de pedirle opinión al ciudadano sobre las cuestiones que le atañen. Y si hace falta, se les manda a la cárcel por delitos de sedición, sedación o seducción.
Ha de terminarse con esa fea costumbre de contar mentiras en las aulas, de falsear la Historia y de retorcerla al antojo de cualquiera que esté al mando de la educación de nuestros pequeños. A partir de ya, las mentiras serán sólo las oficiales, y la Historia que se enseñará será la única y verdadera. La de los ganadores.

Yo ya me estoy preparando. Sólo leo La Razón, veo 13TV, he puesto una foto de Carlos Herrera en mi mesita de noche y he pedido cita para que me practiquen una lobotomía. Cabeza que no piensa, corazón que no llora.

COMENTARIOS