HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 00:44 CET
Miercoles, 26/09/2018

El Loco de la salina

No se puede ser más pesado

Publicado: 07/05/2018 ·
01:39
Actualizado: 07/05/2018 · 01:40

Puigdemont, a ver si te acercas ya por aquí, cumples la condena que te echen que va a ser bastante, y de camino te pelas.

Estamos aburridos, cansados, hartitos, desfondados. De verdad, estamos hasta los mismos. Y no señalo porque no me van a ver, pero sepan que estoy señalando hacia las partes bajas de mi cuerpo serrano. Yo no sé si estas breves líneas caerán en manos de Puigdemont o en poder de alguno de sus queridos y pertinaces amigos. Nunca se sabe. En todo caso, este periódico es gratis, lo cual es un puntazo para cualquier catalán que se precie por lo que supone de ahorro.

Pero por si acaso llegan a tus oídos, querido y hartible Puigdemont, deseaba dedicarte unos pensamientos que están revoloteando en la cabeza de todos los locos que habitamos este desquiciado manicomio. Léelos con atención en tu mansión alemana, costeada por cierto por los tontos que aquí quedamos. Y créeme lo que te voy a decir en la convicción de que los locos, los borrachos y los niños llevamos siempre la razón, aunque no la tengamos. Mira, muchacho, aquí hemos llegado ya a un punto en que ni siquiera perdemos el tiempo en meternos contigo.

Hemos renunciado a ver las razones que aireas por toda Europa poniéndonos de lo peor. Pasamos de darle vueltas a tu condición de huido de la justicia y a lo bien que te lo montas con el dinero que religiosamente cobras de nuestros impuestos tú y los del lacito amarillo. Ni siquiera entramos a ver cuál va a ser el final de todo esto, porque no queremos volvernos más locos de lo que ya estamos. Tú y los tuyos nos tenéis engreídos con tanto cachondeo no siendo vosotros más que una pequeña comunidad española, en la que por cierto trabajan muchos andaluces que os han proporcionado riqueza.

Os mantenéis con las orejeras puestas en la cerrazón de que habláis una lengua tan derivada del latín como la que los locos usamos todos los días, aunque la nuestra es conocida en el mundo entero y muchísimo más rica. Así que de chuleo con el tema el mínimo. Lo que yo te quiero decir es que tanto tú como los que te palmean sois muy cansinos, muy pesados, muy plomos, muy ladrillos, muy pejigueras. Tenemos las barritas y las estrellitas más vistas que el programa de televisión “Saber y ganar” y lo que deseamos es que más pronto que tarde te encuentres detrás de esas barritas y con el traje de rayas como corresponde a todo aquel que no cumple las leyes.

De verdad, hazme caso. Lo del Selu con Juan en el carnaval es un juego de niños comparado con lo tuyo. Y otra vez, y otra vez…¿Te gusta el puchero, Juan? Ahora queréis un nombramiento a distancia del Puig, como si esto fuera la UNED. Después cambiáis la fecha, después os cachondeáis del Constitucional, del Supremo y de lo que os echen. Y hemos pensado aquí en el manicomio que por muchísimo menos que eso, estamos nosotros donde estamos y sin posibilidad de que nos ingresen unos sueldos como los vuestros. Sois más pesados que un bocadillo de cemento. 

Puigdemont, a ver si te acercas ya por aquí, cumples la condena que te echen que va a ser bastante, y de camino te pelas. Te recuerdo que todavía en las prisiones españolas el pelado es gratis. No me digas que no es un pelotazo. Pero déjanos ya tranquilos. El psiquiatra del manicomio te va a escribir una cartita diciéndote que aquí hay algunos volados que dicen ser Napoleón y que tú harías un buen papel en el patio repitiendo todo el santo día que eres separata.  ¡Qué pesadilla, chaval!     

 

 

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Paco Melero

Licenciado en Filología Hispánica y con un punto de locura por la Lengua Latina y su evolución hasta nuestros días.

El Loco de la salina

"Tengo una pregunta que a veces me tortura: estoy loco yo o los locos son los demás" (Albert Einstein)

VISITAR BLOG
Publicado: 07/05/2018 ·
01:39
Actualizado: 07/05/2018 · 01:40
chevron_left
Ya está bien
chevron_right
Un caso extraño