HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:20 CET
Jueves, 05/12/2019

Editorial Sevilla

Investigación obligada

El rector de la Universidad Pablo de Olavide ha sabido reaccionar al anunciar una investigtación sobre el presunto plagio de la juez de los ERE

El rector de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), Vicente Guzmán, ha sabido reaccionar de inmediato al anunciar una investigación interna sobre el presunto plagio que habría cometido en la realización de su tesis doctoral la jueza encargada del caso de los ERE, María Núñez Bolaños, conforme a lo publicado por ABC. Esa investigación reservada deberá aclarar, además, por qué razón la tesis de la jueza (fue dirigida por un profesor de la UPO luego nombrado alto cargo de la Junta de Andalucía por Susana Díaz y obligado a dimitir tras su implicación en un robo a su propia suegra) no se colgó en la página web de la institución docente como las demás y quedó así oculta a los ojos de todos.

En vez de tratar de matar al mensajero o de ver fantasmas, como ha hecho su colega de la Hispalense, el rector de la Olavide ha actuado de forma impecable con el anuncio de la investigación y de que en caso de confirmarse el plagio la Universidad revisaría la validez del título de doctora obtenido por la jueza. Lo que está en juego no es sólo el doctorado de María Núñez Bolaños, sino algo mucho más importante: la credibilidad y el prestigio de la Universidad Pablo de Olavide ante la opinión pública, el resto de universidades y sus alumnos. Ante todos ellos debe quedar meridianamente claro que en la UPO se premia únicamente el esfuerzo y el rigor y hay tolerancia cero para quienes parasiten el trabajo de los demás. 

COMENTARIOS

chevron_left
Los errores de Fomento
chevron_right
El déficit de movilidad