HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:20 CET
Viernes, 13/12/2019

Editorial Sevilla

Otoño caliente en la sanidad

El Gobierno autotitulado del cambio creó la expectativa de que iba a arreglar el desastre sanitario, el mismo que ahora invoca como coartada

Las centrales sindicales convocaron concentraciones a las puertas de los hospitales sevillanos para protestar por “la angustiosa falta de personal” que padecen en todas las categorías profesionales, hasta el punto de que sólo en el hospital de Valme habría 151 puestos vacantes y se habría cerrado parte de una planta para poder destinar al personal de la misma a cubrir las bajas. Esta situación repercute, como es obvio, en la atención a los pacientes, con el riesgo de que el problema se agrave con la llegada del frío y de la gripe, que tanto afectan a los mayores y a los enfermos crónicos.

Por ende, ha trascendido que el SAS  incrementará en 23 días el plazo para las intervenciones quirúrgicas a quienes se hallan en lista de espera; en 15 días para las consultas externas, y entre 18 y 30 días para las pruebas diagnósticas, una demora general que irritará aún más a quienes ya lo están por la tardanza que sufren. El nuevo Gobierno  de la Junta se escuda en la “desastrosa” herencia recibida del anterior, con medio millón de andaluces ocultos en las listas de espera, pero no repara en que creó la expectativa de que iba a arreglar ese mismo desastre que ahora invoca como justificación. Va a consumir pronto su primer año y parece dispuesto a cometer los mismos errores que Susana Díaz, a la que el deterioro de la sanidad le costó la pérdida de San Telmo. Los andaluces no quieren excusas, sino soluciones.

COMENTARIOS

chevron_left
El gran reto de Sevilla
chevron_right
Los vecinos no tienen la culpa