Actualizado: 11:20 CET
Lunes, 11/11/2019

Editorial Sevilla

El libro de Espadas

El presidente de la patronal, que se oponía al tranvía de Espadas, fue al Ayuntamiento a hablar de la SE-40 y salió apoyando los planes del alcalde

Recordarán que el presidente de la patronal sevillana, Miguel Rus, en línea con los grupos de la oposición municipal, se pronunció hace meses en contra de la ampliación del tranvía desde la estación de San Bernardoa la de  Santa Justa, que fue el frustrado proyecto-estrella del alcalde durante el mandato anterior y que parece va a volver a serlo en los cuatro años que tiene por delante en su afán de dejar su impronta en la ciudad. Razonaba con buen criterio Miguel Rus que ese gasto (49 millones de euros) no es prioritario para Sevilla por cuanto ese trayecto está más que servido,  tanto por varias líneas de autobús de Tussam como, en subterráneo, por el tren de Cercanías de Renfe, con lo que nos encontraríamos con al menos una duplicación de infraestructuras.

Sin embargo, el pasado viernes Rus acudió al Ayuntamiento junto a otros miembros de la plataforma ‘Sevilla ya’ para que el alcalde apoyara sus demandas de que se construya de una vez la ronda de circunvalación SE-40 y las tres líneas pendientes de Metro, pero lo que acabó apoyando, en un bandazo copernicano, fue el tranvía de Espadas con el feble argumento de que cualquier sistema de transporte que mejore la movilidad será positivo. Se olvidó ya de la redundancia y de los 49 millones de coste. Rus fue al Ayuntamiento, como Umbral a la televisión, a hablar de su libro pero acabó hablando del libro de Espadas. 

COMENTARIOS

chevron_left
Polígono Sur: nuevo enfoque
chevron_right
Frivolización de la cultura