HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:20 CET
Sábado, 19/10/2019

Editorial Sevilla

Sevilla como rehén

En pleno siglo XXI el problema del taxi no se resuelve tomando como rehenes a los ciudadanos, que a la postre son sus futuros clientes

Los taxistas colapsaron Sevilla en protesta por el anteproyecto de la Junta de Andalucía para la ordenación y modernización del sector del transporte discrecional mediante turismos y pese a que como recordó Jaime Raynaud (viceconsejero de Fomento) se trata todavía de un texto sujeto a alegaciones, sugerencias, modificaciones…. Asimismo, el alcalde, Juan Espadas, dijo no entender tal movilización a marcha lenta, en plan “caracolada”, cuando todavía hay margen de negociación con el Gobierno andaluz.

Justamente el problema radica en que el sector del taxi, acostumbrado al monopolio del que tradicionalmente ha gozado, carece de cultura negociadora, y a las primeras de cambio reacciona con demostraciones de fuerza para tratar así de que no se altere el “statu quo” imperante, sin ver los cambios que se están produciendo a su alrededor en todos los órdenes de la vida. En vez de modernizarse tecnológicamente y de procurar ofrecer un servicio de la máxima calidad, el sector trata de impedir que surja cualquier competencia y de frenar los nuevos métodos de transporte al socaire de Internet y de la era digital. En pleno siglo XXI los problemas no se resuelven precisamente tomando como rehenes a los ciudadanos que a la postre son tus clientes, con el riesgo de perderlos, sino ofreciendo alternativas mejores y aceptando la nueva realidad, porque los tiempos están cambiando.

COMENTARIOS

chevron_left
El triunfo del secesionismo
chevron_right
Un derecho recuperado