HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:20 CET
Miercoles, 20/11/2019

Editorial Sevilla

Los efectos del vandalismo

No se comprende que se paguen 80.000 euros por vigilar la Gavidia y que no se haga lo mismo en la Plaza de España, objeto del vandalismo

La apertura por el Defensor del Pueblo de una queja de oficio dirigida al Ayuntamiento por los desperfectos de la Plaza de España ha suscitado una polémica y críticas de la oposición al gobierno local por su gestión en el monumento. Debe recordarse que el causante de los daños al conjunto diseñado por Aníbal González es el vandalismo existente en nuestra ciudad y que quien paga las consecuencias es el Ayuntamiento -y por extensión todos los contribuyentes sevillanos-, el cual ha de reponer una y otra vez los elementos destruidos.

Tenemos en Sevilla un gravísimo problema de incivismo que sólo se podrá solucionar a largo plazo ya con programas específicos de educación patrimonial y ambiental desde la infancia, pero de forma simultánea deben adoptarse otras medidas ante la situación actual. En este sentido no se comprende que el Ayuntamiento gaste cada año decenas de miles de euros (80.000 en números redondos en este ejercicio) en la seguridad, control y vigilancia de la abandonada Gavidia y que no sea capaz, bien en solitario bien en colaboración con los organismos allí presentes, de hacer lo mismo en la Plaza de España, dejada en manos de los vándalos. Da la impresión de que importa más evitar un mayor deterioro en la antigua comisaría para su privatización que proteger el icono de la Expo del 29, que no puede ser explotado económicamente como, por ejemplo, el Alcázar.

COMENTARIOS

chevron_left
La vuelta a los orígenes
chevron_right
Estrategias políticas