HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:20 CET
Sábado, 22/09/2018

Editorial Sevilla

Mensajes de odio

El Ayuntamiento ha actuado con rapidez para frenar los mensajes de odio pero debe responder también a la inquietud vecinal por la seguridad

  • Internet

El Ayuntamiento ha actuado con rapidez al denunciar y lograr el cierre en las redes sociales de decenas de perfiles falsos alojados incluso en servidores del extranjero y en los que mediante mensajes de odio contra refugiados, inmigrantes y chabolistas del Vacie se pretendía soliviantar a los vecinos de la Macarena y Pino Montano, aprovechando para ello las protestas tras episodios puntuales de inseguridad acaecidos este verano y la polémica por el proyecto del albergue de la Cruz Roja.

Tal como dice el delegado de Seguridad, Juan Carlos Cabrera,  es importante frenar estas maniobras de incitación a la violencia y al odio y confiar en la Policía, Local y Nacional,  pero también lo es reconocer que existe una seria preocupación entre los residentes en la zona Norte por la comisión o reiteración de actos delictivos con violencia y que esa inquietud no se puede despreciar o minimizar citando frías estadísticas policiales o reduciéndola a una mera “sensación de inseguridad”. Digan lo que digan las estadísticas, cuya interpretación también puede ser discutible, la realidad es que una parte significativa de los sevillanos creen, sienten o tienen, en mayor o menor grado, un problema de inseguridad y es obligación de los gobernantes resolverlo con medidas disuasorias o efectivas y no apelando a las estadísticas. No es, pues, cuestión de números, sino de percepciones y por ahora no se ha logrado cambiarlas.

COMENTARIOS

chevron_left
Vuelta al 'cole' con obras
chevron_right
Desmemoria histórica