HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:20 CET
Domingo, 18/11/2018

Editorial Sevilla

De Málaga a Sevilla

Ahora es Sevilla quien se plantea ser la puerta de entrada aérea al Suroeste y no que sea Málaga su puerta de entrada desde América

  • Aeropuerto de San Pablo

Hace tres años, en plena luna de miel con Málaga por aquello del eje bipartito luego ampliado, Espadas intervino en un foro en Madrid en el que animó a los turistas norteamericanos a llegar a Sevilla a través del aeropuerto, pero no el de San Pablo, sino el malagueño, al que calificó como “mi aeropuerto”, porque para el alcalde la urbe costasoleña debía convertirse en la puerta de entrada de América del Norte a nuestra ciudad. Ahora, durante la presentación del Plan Estratégico para el aeródromo de San Pablo, no se ha hecho ni una sola mención a Málaga, señal de que, por decirlo metafóricamente, Sevilla ya vuela por sí sola merced al respaldo de su ‘boom’ turístico, paralelo al de su aeropuerto, el de mayor crecimiento de Europa. Este ‘boom’ y el incremento de las conexiones con los grandes “hubs” internacionales que permiten enlazar con otros destinos son los que permitirían tener en el futuro un vuelo directo con Nueva York, sin despreciar por ello la vía indirecta malagueña.

El giro copernicano consiste en que es Sevilla quien se marca el objetivo de ser la natural y lógica puerta de entrada aérea al cuadrante suroccidental de la península ibérica, desde Extremadura hasta Cádiz, en una isocrona de dos horas en coche y con un mercado superior a los 4 millones de personas. Ya era hora de que Sevilla, sin renunciar a su alianza con Málaga, se planteara despegar por sí misma.

COMENTARIOS

chevron_left
Tiene todo el sentido
chevron_right
Vuelta al 'cole' con obras