Actualizado: 11:20 CET
Martes, 20/11/2018

Editorial Sevilla

El joyero del parque

El Pabellón Real debería albergar usos museísticos para completar un triángulo con el Arqueológico y el de Artes y Costumbres Populares

  • Pabellón Real rehabilitado.

La  arquitecta Cristina Sánchez Mendoza, una de las responsables de la restauración del Pabellón Real de la plaza de América en el parque de María Luisa, no ha podido definir con mejores palabras el edificio diseñado por el insigne Aníbal González: “es como un joyero; cuando le da el sol todo brilla”. Y ahora vuelve a brillar en todo su esplendor, el mismo que tenía cuando se terminó de construir en 1915 pensando en la Gran Exposición Iberoamericana de 1929, merced a una primorosa y artesanal rehabilitación en la que el Ayuntamiento ha invertido casi 1,2 millones de euros. Ha consolidado así uno de los más importantes monumentos de la ciudad. Al acierto de la intervención económica y artística hay que unir la decisión de que el inmueble deje de albergar dependencias de la Delegación de Empleo y tenga un futuro uso cultural.

Aunque se ha apuntado la posibilidad de crear un centro de interpretación de la obra de Aníbal González, éste lo veríamos más dentro de la Plaza de España, el mayor exponente de su labor arquitectónica. Teniendo al lado el museo Arqueológico y el de Artes y Costumbres Populares, el Pabellón Real debería convertirse en otro museo más con el que conformar una pequeña isla museística que sirva de polo de atracción turística y cultural al Sur de la ciudad y para diversificar la oferta de Sevilla, demasiado concentrada en el Alcázar y la Catedral y sus entornos.

COMENTARIOS

chevron_left
El puente del Centenario
chevron_right
Sociedad civil sevillana