HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:20 CET
Sábado, 22/09/2018

Editorial Sevilla

Una autopista amortizada

El nuevo ministro de Fomento no ha sembrado dudas sobre el fin del peaje de la autopista Sevilla-Cádiz, al contrario que Íñigo de la Serna

  • Una imagen de archivo del peaje.

El nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha anunciado que eliminará el peaje de las autopistas cuando termine la concesión, lo cual supondrá la gratuidad de la AP-4 entre Sevilla y Cádiz cuando expire el 31 de diciembre de 2019 la prórroga vigente. Aunque la presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, ha recordado que ese compromiso ya lo había adoptado el Gobierno de Rajoy y, por tanto, a su juicio no se ha producido ninguna novedad al respecto, la diferencia ahora radica en que Ábalos no ha sembrado dudas, al contrario que hizo su predecesor, Íñigo de la Serna.

Éste nunca ratificó la futurible medida y dejó en el aire la posibilidad de que fuera el propio Estado o una empresa estatal quienes siguieran cobrando a los usuarios de la AP-4 una cantidad, al menos para sufragar los gastos de conservación, o se remitía a un acuerdo previo con todas las comunidades autónomas con autopistas de peaje en sus territorios. Sevillanos y gaditanos esencialmente entre los 18.343 usuarios diarios que de media utilizan la autopista y se dejan 370 millones de euros de sus bolsillos, han pagado con creces la construcción de esta infraestructura, ya que el peaje fue autorizado para veinte años en tiempos de Franco y va a durar, tras sucesivas prórrogas, medio siglo. Se trata, pues, de una carretera más que amortizada. La liberación del peaje ya es una cuestión hasta más de justicia que económica.

COMENTARIOS

chevron_left
Depósito y comisaría
chevron_right
Matemáticas verdes