HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:20 CET
Domingo, 20/10/2019

Editorial Sevilla

Sevilla y Matalascañas

Si al cabo de ocho siglos Sevilla sigue siendo dueña de castillos en Huelva y Badajoz no sería extraño que lo fuera también de parte de Matalascañas

  • Playa de Matalascañas.

Alfonso X el Sabio y Sancho IV el Bravo donaron en el siglo XIII a  Sevilla castillos sitos en la Banda Gallega y cuyo objetivo era servir de cinturón defensivo de la ciudad ante posibles ataques por parte de Portugal. De esta manera, Sevilla ha sido propietaria -y sigue siendo de varios que no ha transferido aún- durante ocho siglos de fortalezas situadas en municipios de la provincia de Badajoz (Fregenal de la Sierra), Huelva (Encinasola, Almonaster la Real….) y de la suya propia (Alanís, Utrera).

Si Sevilla es todavía dueña de castillos en otras provincias al cabo de casi ocho centurias, no debería extrañarnos que pueda seguir siéndolo de 150 ha de terrenos colindantes con Matalascañas que formaban parte del cazadero real en la Rocina (Doñana) y que también habrían sido donadas por el rey Alfonso X el Sabio a nuestra ciudad, según habría descubierto en antiguos legajos un investigador local. Recuérdese también cómo el secretario del Ayuntamiento de Hinojos frenó la pretensión del Estado de apropiarse las marismas del municipio al demostrar que éste era su propietario con documentos del archivo que databan del siglo XV. Así pues, este es un asunto muy serio, que no puede tomarse con frivolidad. Al contrario: la ley obliga a los ayuntamientos a defender y/o recuperar los bienes de su propiedad, por lo que el de Sevilla debe al menos investigar si le pertenece una parte de Matalascañas. 

COMENTARIOS

chevron_left
Autónomos y pymes
chevron_right
Mínimos servicios