HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:20 CET
Jueves, 19/04/2018

Editorial Sevilla

Las otras madrugadas

Miles de sevillanos sufren durante la madrugada de cada día el efecto de las botellonas y de la movida sin que se actúe por el derecho al descanso

El jefe superior de la Policía en Andalucía Occidental, José Antonio de la Rosa, presentó hace unos días el prometido informe oficial sobre los sucesos de la pasada Madrugada del Viernes Santo, tras tres meses de investigaciones realizadas por la Brigada Provincial de Información y que se han plasmado en más de mil folios. La conclusión de los investigadores es que no hubo ningún tipo de acción planificada previamente, ninguna coordinación posterior, ninguna conspiración contra la Semana Santa en suma. Se atribuye el inicio de los sucesos  a una pelea acaecida en un bar de la calle Arfe.

El ruido generado por la trifulca induce las carreras de la gente por miedo a una supuesta amenaza de origen desconocido. Se produce a continuación una reacción de pánico en cadena, un efecto dominó, que se alimenta del propio ruido in crescendo de las masas en estampida.

Se demuestra así, pues, que el ruido ambiental puede provocar un efecto demoledor en las personas y colocarlas en una situación límite. Del informe policial sobre los sucesos de la Madrugada deben extraerse conclusiones no sólo para la Semana Santa, sino también para la vida diaria de la ciudad. Miles de sevillanos llevan sufriendo los efectos de las botellonas y de la movida durante las madrugadas de cada día del año, sin que las autoridades adopten medidas para restablecer la paz del silencio y el derecho al descanso.

COMENTARIOS