Actualizado: : CET
Jueves, 19/04/2018

Desde mi palco

Hasta que haya una denuncia

El Ayuntamiento vuelve a incumplir la Ley 13/1999 por exceso de aforo en la Casa de la Cultura durante un acto cofrade.

  • Público que ya no tenía sitio.

Nuevamente ocurrió. El año pasado denunciaba en esta columna el exceso de aforo vivido en la Casa de la Cultura con la presentación del cartel y concierto del Gran Poder. Nuevamente, este pasado viernes, la Casa de la Cultura ha demostrado que puede servir para un colegio o una asociación, pero no para lo que mueve y arrastra el mundo cofrade.

Lo peor de todo, es que hasta antes del cambio de gobierno, el Real Teatro de Las Cortes se dejaba hasta para la presentación de un cartel de un grupo joven, y ahora no se deja para nada. Bueno  sí, para que ensayen las agrupaciones carnavalescas antes de ir al Teatro Falla.

El caso es que nuestros políticos, quienes nos gobiernan, están haciendo una clara dejación de sus funciones ante el incumplimiento de la Ley 13/1999 de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Andalucía, con permitir la superación del aforo de establecimientos municipales, afectando a las condiciones de seguridad exigible para las personas o bienes.

El Código Técnico de Edificación expone como Exigencia Básica S.U 5, que habrá de tenerse en cuenta la “Seguridad frente al riesgo causado por situaciones con alta ocupación. Se limitará el riesgo causado por situaciones con alta ocupación facilitando la circulación de las personas”. Y esto no se produce. Pasillos para la circulación de personas con público de pie, coches de niños pequeños, personas mayores, etc.

En el Centro de Congresos Cortes de la Real Isla de León se controla ya desde hace tiempo que no se supere el aforo. Incluso se queda pequeño teniendo como ejemplo el acto de presentación del itinerario de La Venera. Es algo básico no superar el aforo, sobre todo por cuestiones de seguridad. Recuerden casos como el Madrid Arena o las multas existentes por superar los aforos en distintas salas de Fiestas, pero claro ¿Quién multa al Ayuntamiento?
Está claro que cualquier ciudadano puede denunciar ante la Policía Local, Policía Autonómica o Policía Nacional los excesos de aforo en el momento, de forma que se acabe con el acto hasta dejar el aforo justo y regulado, guardando las medidas de seguridad, con vistas a una posible evacuación.

En San Fernando, un acto organizado por Columna, Gran Poder, Nazareno o JCC, que mueven la participación de sus cuadrillas, la Casa de la Cultura se le queda pequeña, muy pequeña. Y todo, con una ciudad que está a la cola de la provincia en cuanto a equipamientos culturales, mientras no se construye un nuevo auditorio, no se recupera el Cine Teatro Alameda y para colmo se niega el Real Teatro de Las Cortes, cuando antes de la campaña electoral se convirtió el chocolate del loro.

Lo sé, dirán que hay que ver lo que expongo, pero antes de ello, piensen en la irresponsabilidad de los gobernantes municipales al ceder salas que saben de sobra, resultan pequeñas y también que se va a superar el aforo si nadie lo controla, y dada la escasez de personal, pues así estamos.

COMENTARIOS