Desde mi palco

Los curas no hacen caso al Vaticano

Recomiendan homilías con un máximo de entre 10 y 8 minutos y algunos lo consideran insuficiente a la vista de las que superan ese tiempo.

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Desde mi palco -

Espero que el titular haya llamado suficientemente la atención para que entre todos nos sintamos Iglesia y todos luchemos por su futuro. El Papa Benedicto XVI, en su exhortación apostólica Evangelii Gadium, manifestaba que  la homilía: “es un género peculiar, ya que se trata de una predicación dentro del marco de una celebración litúrgica; por consiguiente, debe ser breve y evitar parecerse a una charla o una clase”.

Deste tiempo antes a la exhortación papal, se venía apostando por homilías breves y relacionadas con el Evangelio del día, pero hay sacerdotes a los que esto no les va y se extienden en demasía, siendo repetitivos en su exposición.

Las homilías aburridas e interminables espantan a los fieles, y el Vaticano pide a los párrocos un esfuerzo de preparación y de brevedad, porque de lo contrario, las iglesias irán perdiendo jóvenes y mayores, pero seguro los niños.

Hay sacerdotes que mantienen la teoría de que una homilía larga es lo apropiado para quienes durante toda la semana no acuden a la celebración de la eucaristía y para los que dedican un sólo día al Señor. Una teoría, que tiene como efecto, que los fieles busquen otras parroquias donde las celebraciones duren menos. Podríamos hablar aquí de catalogaciones de cristianos católicos, como también hacen en repetidas ocasiones los sacerdotes en sus homilías.

.Varios estudios señalan que las homilías breves se recuerdan y que las homilías largas que mezclan temas se olvidan por completo incluso antes de salir de la iglesia, e incluso se señala que una homilía larga, para protagonismo del sacerdote, resta el verdadero protagonismo a la celebración de la eucaristía.

El Sínodo de la Biblia en 2008 ya llegó a la conclusión de que las homilías no deben durar más de 8 minutos. Curiosamente, entre los sacerdotes que se extienden en su homilía, suelen criticar a quienes la eucaristía termina en 30 minutos, que es precisamente la que más fieles congrega.

Hay sacerdotes que están jugando con fuego, porque espantar a los fieles de las iglesias para quedarse con los más mayores, no hace bien al futuro de la Iglesia Universal y mucho menos a la de San Fernando.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN